Claudine Picardet, una pionera en la traducción científica

Claudine Picardet.

Claudine Picardet adquirió una gran notoriedad a nivel internacional al traducir de –al menos– cuatro idiomas (sueco, inglés, alemán e italiano, y quizás del latín) al francés a una veintena de químicos y mineralogistas europeos. Entre ellos se encuentran algunos de los más importantes del momento: el sueco Carl Wilhelm Scheele (1742-1786), el irlandés Richard Kirwan (1733-1812) y el alemán Abraham Gottlob Werner (1749 -1817). Tradujo más de mil páginas publicadas entre 1774 y 1797.

Claudine Poulet nació en Dijon (Francia) el 7 de agosto de 1735. Era la hija mayor de un notario real, François Poulet de Champlevey.

En 1755, se casó con un abogado, Claude Picardet, pasando a llamarse Claudine Picardet. El abogado era concejal de la Table de marbre –jurisdicción superior en términos de agua y bosques durante el Antiguo Régimen— y después pasó a ser miembro de la Académie royale des sciences, arts, et belles-lettres de Dijon –una sociedad científica fundada en 1725 en Dijon– y director del jardín botánico de la ciudad. La actividad de su marido allanó el camino de Claudine para entrar en los círculos científicos y de la alta sociedad de Dijon; asistía a conferencias y participaba en diferentes reuniones como científica amateur, tertuliana y traductora.

La Académie de Dijon desarrollaba sus actividades bajo la dirección del químico y político Louis-Bernard Guyton de Morveau (1737-1816). Estaba financiada por les États de Bourgogne, que requería que la Academia ofertara cursos gratuitos a todo el mundo, incluidas las mujeres. Claudine Picardet siguió el curso de química impartido por Guyton de Morveau.

El matrimonio Picardet tuvo un único hijo que falleció con 19 años. A partir de ese momento, Claudine se consagró completamente a las ciencias y comenzó a trabajar con el director de la Académie de Dijon.

Guyton de Morveau impulsó las traducciones al francés de textos científicos extranjeros, fundamentalmente los centrados en química y mineralogía. En esta iniciativa colectiva, la docena de personas implicadas se repartían las tareas: adquisición de las obras originales impresas, la propia traducción y las correcciones tanto desde el punto de vista lingüístico como científico. En algunas ocasiones incluso se llevaban a cabo experimentos para ratificar instrucciones y resultados observados. Claudine Picardet era la única persona no académica del grupo, la única mujer, la única que trabajaba en cinco lenguas y la más la prolífica.

Algunas traducciones de Claudine Picardet

En 1774 Claudine Picardet tradujo Spatogenesia: the Origin and Nature of Spar; Its Qualities and Uses (del inglés, 1772) del botánico John Hill; se publicó en el Journal de physique, de chimie, d’histoire naturelle et des arts dirigido en ese momento por Jean-André Mongez. Fue una destacada colaboradora de esta revista, aunque sus primeras publicaciones  la identifican solo como “Mme. P” o “Mme. P*** de Dijon”.

Algunas páginas de Mémoires de chymie de M. C. W. Scheele. Captura de pantalla de la librería digital Hathi Trust.

Claudine Picardet creó la primera colección publicada de ensayos químicos de Carl Wilhelm Scheele en francés a partir de textos traducidos del sueco y el alemán, se editó como Mémoires de chymie de M. C. W. Schèele (dos volúmenes, 1785).

En 1786 fue, por primera vez, públicamente identificada como traductora: fue en una revisión del libro del astrónomo Jérôme Lalande que apareció en el  Journal des savants. A partir de ese momento, comenzó a firmar con su nombre.​

Portada de Traité des caractères extérieurs des fossiles.
Captura de pantalla de Gallica.

Picardet escribió la primera traducción de la obra de Abraham Gottlob WernerVon den äusserlichen Kennzeichen der Fossilien (Alemania, 1774), el primer libro de texto moderno sobre mineralogía descriptiva que incluía una clasificación de minerales a partir de su color. La traducción de Picardet de ese manual —Traité des caractères extérieurs des fossiles fue publicada en Dijon en 1790, “por el traductor de las “Memorias de química” de Scheele”. El texto original fue sustancialmente ampliado, adaptado y anotado. De hecho, aunque se atribuye a Werner la descripción del color verde esmeralda de su Werner’s nomenclature of colours, en realidad apareció en la traducción de 1790 de Picardet, pero no estaba en el texto original de Werner de 1774.

El químico e historiador de la ciencia James R. Partington atribuyó a Picardet la mayor parte de una traducción al francés de los primeros dos volúmenes de los seis que formaban el Opuscula physica et chemica (latín, 1779-1790) del químico sueco Torbern Olof Bergman. Publicado bajo el título Opuscules chymiques et physiques de M.T. Bergman (Dijon, 1780-1785), ha sido generalmente atribuido a Guyton de Morveau. ​

También se atribuye a Claudine Picardet la inspiración, y probablemente la colaboración, para escribir la traducción y crítica de Madame Lavoisier del ensayo de Richard Kirwan Essay on Phlogiston (1787). De cualquier manera, Picardet tradujo algunos artículos del químico irlandés.

A pesar de que principalmente tradujo trabajos sobre química y mineralogía, Claudine Picardet también realizó traducciones de obras sobre meteorología, como Observationes astron. annis 1781, 82, 83 institutæ in observatorio regio Havniensi (1784), del astrónomo danés Thomas Bugge en la que se informaba sobre las observaciones astronómicas de la longitud del nudo de Marte realizadas en diciembre de 1783 por el científico. La traducción de Picardet se publicó en 1787 bajo el título de Observations de la longitude du nœud de Mars faite en Décembre 1873par M. Bugge en el Journal des savants.

Mucho más que traductora

Claudine Picardet fue también activa el círculo de Antoine Laurent de Lavoisier (1743-1794) para la toma de datos meteorológicos. En 1785, se encargaba de tomar cada día observaciones barométricas con un instrumento de la Académie de Dijon. 

En 1787, junto a Antoine Laurent de Lavoisier, Antoine-François de Fourcroy (1755-1809) y Claude Louis Berthollet  (1748-1822), Guyton de Morveau publicó Méthode de nomenclature chimiqueobra en la que se proponía la nomenclatura de las sustancias en términos de su composición química. Se cree que el cuadro de debajo –que incluye a los cuatro coautores de este tratado– representa a Madame Lavoisier y a Claudine Picardet. Esta última aparece con un libro, que podría indicar su importante labor como traductora.

De izquierda a derecha, Marie-Anne Pierrette Paulze-Lavoisier, Claudine Picardet, Claude Louis Berthollet, Antoine François de Fourcroy, Antoine Laurent de Lavoisier y Louis-Bernard Guyton de Morveau. Wikimedia Commons.

Claudine Poulet enviudó en 1796, se trasladó a París y, dos años más tarde, se casó con  Louis-Bernard Guyton de Morveau, siendo nombrada baronesa Guyton de Morveau durante el reinado de Napoleón.

El trabajo de Claudine Picardet contribuyó notablemente a la difusión de la química en Francia, al posibilitar la lectura de los textos de los principales químicos y mineralogistas europeos de la época. En gran parte gracias a sus traducciones, la Académie de Dijon consiguió un reconocimiento internacional y un lugar en el mapa de la ciencia europea.

Falleció el 4 de octubre de 1820, cuatro años después de su marido, sumida en el olvido.

Referencias

Sobre la autora

Marta Macho Stadler es doctora en matemáticas, profesora del Departamento de Matemáticas de la UPV/EHU y colaboradora en ::ZTFNews y la Cátedra de Cultura Científica de la UPV/EHU.

Deja un comentario

Obligatorio

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>