Eugenia Sacerdote de Lustig

Categorías

51qYS9en8eL._SX310_BO1,204,203,200_Título: Eugenia Sacerdote de Lustig. Si pudiera ver seguiría yendo al laboratorio
Autor: Catriel Etcheverri
Editorial: Capital Intelectual (Colección Pasado en Limpio no. 10)
Páginas: 120
Fecha de publicación: 2008
ISBN: 978-9876141260

Información editorial

Eugenia nació en la aristocrática Turín, pero su infancia está marcada por la guerra y la peste. Y algún recuerdo más grato: la huerta, el bosque y la prueba del gato, quizás el primero de sus experimentos. Luego llegaría un secundario “estúpido” y un encuentro “accidental” con la medicina. Recibida con una tesis “en nombre del emperador de Etiopía”, fue médica cuando las mujeres se dedicaban a otros menesteres. Aunque es Sacerdote, Mussolini le recordó su origen con un sello en su documento: “raza judía”. Las leyes raciales la obligaron a dejar esa Italia fascista y cruzar el océano hacia Buenos Aires. En esta ciudad sin colinas, mientras cría a sus hijos, a Eugenia le cuesta retomar la actividad científica. Hasta que las células vivas le abren el camino al ámbito universitario, y después el Roffo, el Malbrán, el CONICET y la Facultad de Ciencias Exactas. En medio, algunos hitos inolvidables como la lucha cuerpo a cuerpo contra la terrible epidemia de poliomielitis de los ’50 y los primeros estudios sobre cancerología del país.

Casi centenaria y vital hasta lo increíble, la doctora Lustig no se resigna a su vida fuera del laboratorio: es que la ceguera logró lo que no lograron los militares y las tantas administraciones públicas que boicotearon la ciencia argentina.

1 Comentario

Comenta

carlota

Hay personas que no debieran envejecer es una crueldad del destino, tener una mente lucida y que las fuerzas te fallen.

Deja un comentario

Obligatorio

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>