María Vallet-Regí: “Cuando desarrollemos la medicina regenerativa no necesitaremos donantes”

Categorías

María Vallet Regí. Foto: © Izaskun Lekuona.

El fin de la preferencia del apellido paterno en España no ha terminado, por el momento, con su hegemonía. Aunque la medida lleva poco más de sesenta días en vigor, durante el mes de julio, sólo el 0,5% de los nacidos lleva por delante el apellido de la madre. 193 casos de los 35.583 posibles.

María Vallet Regí firma sus artículos con los dos apellidos, pero si se repasan sus publicaciones, es posible encontrar su nombre escrito como si su primer apellido fuera compuesto. “Vallet es por mi padre, y Regí por mi madre. Yo ponía los dos apellidos pero, como los ingleses sólo utilizan un apellido, para ellos mi nombre de pila era María Vallet y mi apellido Regí. Por eso utilizo el guion para las publicaciones en inglés”.

María Vallet Regí (Las Palmas de Gran Canaria, 1946) es catedrática y trabaja dirigiendo un Grupo de Investigación en Biomateriales Inteligentes, el GIBI-CIBER-BBN en el Departamento de  Química Inorgánica y Bioinorgánica de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid.

Su premio Nacional de Investigación es, probablemente, el más significativo que ha recibido, aunque reconoce que también tiene cariño por todos los demás. La lista es bastante larga.

Javier San Martín (JSM) También pertenece a dos Reales Academias, la de Ingeniería y la de Farmacia. La que está sin embargo, cada cierto tiempo, en los medios de comunicación, es la Real Academia de la Lengua española…

María Vallet Regí (MVR) Lo que pasa es que el castellano es el centro y recibe más dinero que las otras academias y, por eso, la RAE parece que es la academia por excelencia, pero cada una se ocupa de sus áreas, intereses y obligaciones.

(JSM) ¿Cuál es el trabajo de una científica en la Real Academia de Farmacia?

(MVR) Muy amplio, celebramos sesiones científicas publicas todos los jueves, trabajamos en reuniones por secciones de todos los temas de interés para el mundo farmacéutico, organizamos conferencias, cursos…

(JSM) Es decir que tienen trabajo continuo…

(MVR) Sí, sí, cada semana y día a día. No es un cargo honorífico.

(JSM) ¿Y en la de Ingeniería?

(MVR) En esta nos reunimos los martes. Es una Real Academia joven que tiene más de un 40% de miembros que son de fuera de Madrid, por lo que concentramos las sesiones plenarias un día concreto al mes, aunque el resto de martes hay muchas actividades: mesas redondas, conferencias, entradas de nuevos miembros  a la academia…

María Vallet Regí durante su conferencia plenaria en la X Reunión Científica de Bioinorgánica de la AEBIN. Foto: © Izaskun Lekuona.

(JSM) Leo en Wikipedia que fue usted miembro del comité “Science for Peace” de la OTAN…

(MVR) Sólo el nombre ya indica lo bonita que fue aquella experiencia. Fui la representante española durante casi seis años en el comité de “Ciencia para la Paz”. Era un momento en que Europa no era tan grande como ahora. Entonces la OTAN financiaba trabajos de investigación dirigidos hacia la paz y cada país miembro tenía un representante.

(JSM) ¿En qué consistía su trabajo allí?

(MVR) Nos reuníamos cada tres meses y discutíamos los proyectos de investigación que nos habían enviado con anterioridad por correo, los evaluábamos y entrevistábamos a los investigadores principales de cada proyecto seleccionado. Tenían que defenderlo en una mesa redonda donde estábamos todos los miembros del comité, uno por país de la OTAN, más un experto externo. Se les examinaba  y decidíamos cuáles iban a ser financiados.

Después de un tiempo de trabajo, íbamos dos o tres miembros del comité a visitar sus proyectos y a evaluar su desarrollo. Fue una etapa realmente bonita que se terminó cuando empezó el terrorismo porque todo el dinero que se estaba dedicando a “Ciencia para la Paz”, se destinó a la lucha contra el terrorismo, y “Ciencia para la Paz” desapareció.

(JSM) ¿Y no era un poco contradictorio que la OTAN tuviera un “Comité para la Paz”?

(MVR) Yo estaba muy orgullosa. Fue la época en la que estuvo Javier Solana. Se le ocurrió a su equipo. Fue una idea española y una actividad maravillosa.

(JSM) ¿Se puede contar algo de lo que hacían en ese comité o es alto secreto?

(MVR) No hay nada secreto. Lo que he comentado. Los proyectos eran públicos y la financiación también.

(JSM) Centrémonos entonces en la ciencia. Usted dirige un grupo de investigación sobre biomateriales inteligentes, ¿qué debemos entender por biomaterial inteligente?

(MVR) En inglés se les llama smart materials, y son materiales que tienen una o más propiedades que se pueden cambiar de manera controlada por un estimulo externo o interno, tales como una variación en la temperatura, el pH o la aplicación de un campo eléctrico o magnético. Por ejemplo, en nuestro caso, que trabajamos en nanopartículas contra el cáncer tenemos que utilizar la química para modificar su superficie y lograr que no se aglomeren, que sean invisibles al sistema inmune y que se dirijan hacia las células tumorales, y que al llegar allí, puedan liberar su carga cuando reciban un estímulo. Por eso son inteligentes.

(JSM) Trabaja también con materiales mesoporosos. Esto es sencillo de comprender si usamos la etimología, pero seguro que usted lo entiende de otra forma…

(MVR) Estos  materiales  tienen poros de entre 2 y 50 nanómetros. Para que te hagas una idea de lo pequeñas que son nuestras nanopartículas (100nm), el espesor de un cabello humano es de 80.000 nanómetros. A todos los materiales que tienen poros de entre 2 y 50 nanómetros se llaman mesoporosos según la nomenclatura de la IUPAC. En esferas porosas de 100 nanómetros de diámetro con multitud de poros de 2 nanómetros caben muchísimas moléculas de un fármaco.

(JSM) Precisamente una de sus líneas de investigación es la liberación controlada de fármacos.

(MVR) Sí.  El tamaño de la molécula de un fármaco oscila en torno al nanómetro. Podemos cargar mucho fármaco en cada nanopartícula.

(JSM) ¿Y qué hay de la barrera hematoencefálica? ¿Son capaces de traspasar ese muro?

(MVR) Ahora mismo estamos redactando un proyecto en este sentido. Todavía no lo ha resuelto nadie. El cerebro es el último reducto para el que todavía no hay soluciones, pero hay muchísima gente trabajando para conseguirlas.

(JSM) A lo largo de su carrera ha tocado diversos campos de investigación, diversas líneas. ¿Cómo llegó hasta los biomateriales inteligentes?

(MVR) Mi formación es de química de estado sólido, así que estaba muy cerca de la física… colaboré y trabajé mucho con físicos durante la primera etapa de mi vida científica. Entonces era profesora titular en químicas y, en el año 90, saqué una cátedra en farmacia. Como lo que hacía era ciencia de materiales (magnéticos, conductores, catalizadores,…) estudié durante seis años lo que había entonces de biomateriales, me reorganicé y me reconvertí. Entonces empecé con temas relacionados con la sustitución de huesos, implantes, etc. que fueron el objeto de estudio de mi primera década en farmacia, y a lo largo de la segunda década, fue cuando pensé en aplicar mis conocimientos en materiales mesoporosos con los que ya había trabajado antes, al campo de la liberación de fármacos.

(JSM) Toda esta investigación ha hecho que, además de los premios, tenga publicados más de 600 artículos. Es usted la española más citada de las últimas décadas en el área de ciencia de los materiales… ¿Qué buen consejo daría a las personas jóvenes investigadoras que se inician en esa labor de publicar los resultados de sus investigaciones?

(MVR) Que hagan un trabajo serio y que busquen objetivos novedosos, que no se conformen con ir más allá de una idea que ya está hecha, sino que vayan a por ideas nuevas.

(JSM) ¿Y no es difícil encontrar financiación para ideas nuevas?

(MVR) Al revés, en los proyectos siempre se pide novedad, y una buena publicación sólo la consigues si tiene un porcentaje de novedad muy importante. Para ser útil a la sociedad hay que dar un  paso más y abrir nuevos caminos.

Premio mujeres pioneras

El pasado 27 de julio la Fundación Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno concedía su premio anual, para distinguir a mujeres pioneras por su destacada contribución a la ciencia y a la investigación en el ámbito de la Física, Química o las Matemáticas, a María Vallet Regí. “Si ser pionera es ser la primera persona a la que se le ocurre algo, yo lo soy en utilizar materiales mesoporosos de sílice para liberación controlada de fármacos y aplicaciones medicas, pero sólo a ese nivel”, confiesa.

(JSM) En su área todo parece tan nuevo, tan prometedor, que seguro que también por la propia novedad, se encontrarán a veces con obstáculos insalvables…

(MVR) En investigación nunca sabes lo que va a salir. Puedes tener una idea y después de trabajarla ver que es inviable. Si eso ocurre tienes que abandonar esa línea o buscar la manera de hacerla viable cambiando de camino.

(JSM) ¿Cuáles son los retos para la próxima década de la investigación en biomateriales?

(MVR) La medicina personalizada. Cuando se empieza a hablar más de biomateriales es después de la Segunda Guerra Mundial, por razones obvias. Es entonces cuando los científicos empiezan a reunirse en congresos y sociedades de biomateriales.

En los años 50 Sir John Charnley en Oxford colocó la primera prótesis de cadera. Fue algo revolucionario. De hecho, se le considera el padre de la sustitución completa de cadera. Piensa en cuanta gente a nuestro alrededor hoy en día se pone prótesis de cadera y de cualquier otra cosa a cualquiera edad. El progreso en 60 años ha sido enorme y muy satisfactorio. Ahora se puede cambiar cualquier parte del cuerpo, menos el cerebro. Se puede construir  un auténtico Robocop, pero la medicina regenerativa, todavía está en investigación. Creo que ese es el reto de la siguiente década, la medicina regenerativa, poder regenerar tejidos y órganos.

(JSM) He leído en una entrevista reciente que quieren conseguir órganos artificiales idénticos a los del paciente, y eliminar a los donantes. 

(MVR) Eso sería la medicina regenerativa.

(JSM) Y ¿esto es creíble? o es como cuando un presidente norteamericano dice que vamos a ir a Marte en la próxima década…

(MVR) Esto ya se está haciendo. En Estados Unidos hay ejemplos de mini-riñones y otros mini-órganos que se han implantado ya en cerdos por ejemplo. Es una realidad que todavía no ha llegado al ser humano. Por eso digo que está en investigación, pero no es una idea loca.

(JSM) ¿Está tan avanzada la investigación en España en este campo como para poder decir que lo haremos aquí, o se nos van a adelantar en otros países?

(MVR) Todo el mundo avanzado está trabajando en ello. En Estados Unidos hay prototipos en animales. De momento, ya nos han adelantado, pero en esta área la cuestión es llegar.

(JSM) Un aspecto fundamental para eso es la financiación…

(MVR) Es imprescindible, tanto como hacer cantera. Necesitamos a jóvenes que trabajen en ello. Preparar a la cantera es muy importante porque los que nos vamos haciendo viejos tenemos que dejar una cantera preparada que pueda superar lo que nosotros hemos hecho y mejorarlo.

María Vallet Regí en un momento de la entrevista para
Mujeres con Ciencia. Foto: © Izaskun Lekuona.

(JSM) Pero usted ha contado en su charla en esta X Reunión Científica de Bioinorgánica de la AEBIN que una persona fue a verla para ofrecerle dinero para investigar… y lo rechazó.

(MVR) Esa historia para mí es muy emotiva. Fue hace varios meses. Trabajamos con neuroblastoma –que es un cáncer infantil con muy mal pronóstico–. Salió una entrevista en una publicación de divulgación y el presidente de la Asociación Nen, de padres y amigos de pacientes con neuroblastoma, se presentó en el laboratorio. Es tremendo hablar con ellos y ver la generosidad que tienen, porque saben que sus familiares más cercanos tienen los días contados, pero eso no les impide seguir trabajando para un futuro mejor. Si hubiera mucha gente así, el mundo sería de otra manera. Y sí, rechacé su oferta, porque yo disponía de fondos. No iba a trabajar más porque me dieran dinero. Trabajo porque estoy motivada con el trabajo que hago. Si no hubiera tenido dinero y con eso hubiera podido contratar a alguien… pero me acababan de dar 2,5 millones de euros de una beca del ERC. Soy una privilegiada. Sin embargo insistieron y acabamos de firmar un contrato con ellos.

(JSM) Ha avanzado en su carrera no sin muchas dificultades, lo digo porque enviudó con 32 años y se quedó con tres hijos a los que tuvo que mantener y sacar adelante…

(MVR) De cuatro años los dos pequeños y de seis el mayor…

(JSM) ¿Cómo se compagina eso con la investigación científica?

(MVR) Yo misma me lo pregunto ahora porque no puedo con mis nietos… Veo a mi hija, y digo: “¡Ay pobre!”, y luego pienso: “¡pero si yo lo tenía peor!”. No lo sé, pero lo hice.

En aquellos momentos, la década de los 70, los padres eran una cosa y las madres otra; y los hijos eran de las madres… Me encontré con tres niños en dos años, así que estuve a punto de dejar la carrera, pero no la dejé porque mi marido me dijo que no lo hiciera, porque ya buscaríamos ayuda… así que cuando murió tuve de nuevo la tentación de dejarlo todo y dedicarme a los niños.

Entonces, puse por delante a mi familia y luego el trabajo. En aquella época trabajaba un porcentaje pequeño de mi tiempo y me acuerdo que cuando los traía del ‘cole’ –pobrecillos–, cuando en primavera ya había luz a las 8 de la tarde, cerraba las persianas y les decía: “venga a dormir que ya es de noche”, porque me tenía que preparar la clase del día siguiente y si no, no podía. En aquella época dedicaba un 80% del tiempo a la familia y un 20% al trabajo pero, poco a poco, ese porcentaje se fue invirtiendo. Por eso digo que tengo 10 años menos científicamente que físicamente, porque durante 10 años, mi trabajo fue un segundo lugar clarísimo y ahora es al revés, 90% trabajo y 10% familia, aunque es un porcentaje bien aprovechado, porque me dedico a malcriar a mis nietos, con el consiguiente enfado de mis hijos, claro.

Sobre los autores

Esta entrevista ha sido realizada por Javier San Martín (@SanMartinFJ) e Izaskun Lekuona (@IzaskunLekuona) y es una colaboración de Activa Tu Neurona (@ACTIVATUNEURONA) con el blog Mujeres con Ciencia.

Deja un comentario

Obligatorio

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>