La nieta de la Fuensanta y el Antón quiere ser Jocelyn Bell

Hace unas semanas nos hacíamos eco de los resultados del proyecto ESTEREO llevado a cabo por el grupo de investigación GenTIC. En el caso de las disciplinas CTIM, este estudio ratifica que los estereotipos de género influyen de manera negativa en la autopercepción que las chicas poseen sobre sus competencias en estas materias.

El libro de astronomía. ©lafuensantayelanton.

No es fácil luchar contra los estereotipos, sobre todo cuando se adquieren a edades tempranas. Para conseguir que las niñas y las jóvenes piensen que son capaces de ‘brillar’ en física, en matemáticas o en cualquier disciplina vinculada a la ciencia o la tecnología, se necesita apoyo tanto en casa como en la escuela.

Desde luego, la nieta de la Fuensanta y el Antón lo tiene muy claro, y recibe todo el apoyo de su abuela y su abuelo:

Nuestra nieta quiere ser Jocelyn Bell.

La niña no se deja coaccionar fácilmente, aunque algunas personas se empeñen en hacerle regalos sexistas:

Astrofísica. ©lafuensantayelanton.

Recordemos que la astrofísica Jocelyn Bell descubrió en 1967 el primer púlsar; lo hizo con la ayuda de un radiotelescopio que ella misma había construido. Aunque la carrera de esta científica no ha sido sencilla, sus investigaciones, su fuerza y su pasión la han llevado a ser una astrofísica muy reconocida y premiada. La nieta de la Fuensanta y el Antón ha elegido a una magnífica científica como referente.

Estamos en verano, y la niña se divierte en la playa jugando con la arena, construyendo un observatorio en el que se imagina que podrá observar las estrellas… aunque algunos se sigan empeñando en los estereotipos de siempre… los de las ‘dóciles’ princesas:

Astrofísica II. ©lafuensantayelanton.

La estrella favorita de la nieta de la Fuensanta y el Antón es Betelgeuse, una estrella supergigante roja situada en la constelación de Orión y cuyo color procede de las bajas temperaturas de su superficie. Por cierto, ¿cuál es tu estrella favorita?

Astrofísica III. ©lafuensantayelanton.

Seguro que la nieta de la Fuensanta y el Antón conoce Betelgeuse gracias al libro de astronomía que le han regalado su abuela y su abuelo. Al abrirlo descubre los misterios del cielo, los que se conocen y los que aún no se saben explicar.

Por ejemplo, ha aprendido que las estrellas fugaces no son en realidad estrellas. Por ello es más correcto llamarlas meteoros. De hecho son un fenómeno luminoso que se produce cuando un meteroide atraviesa nuestra atmósfera. ¡Un libro estupendo para leer y dejarse sorprender en verano!

Estrellas fugaces. ©lafuensantayelanton.

5 de agosto

La nieta de la Fuensanta y el Antón está disfrutando este verano con su nuevo libro de astronomía; son sus vacaciones, así que también juega, descansa y hace deporte. Por cierto, en el cole es una campeona jugando al fútbol. Sus amigas y amigos dejan que sea ella la que chute los penaltis, porque usa matemáticas y física para hacerlo… ¡los tiros parabólicos y la teoría de la gravedad entran en juego!

Parábola perfecta. ©lafuensantayelanton.

Nota 1

Un especial agradecimiento a la Fuensanta y el Antón por permitirnos reproducir sus ilustraciones en Mujeres con ciencia.

Nota 2

Si la nieta de la Fuensanta y el Antón sigue hablando de su pasión por la astrofísica… o por la ciencia en general, intentaremos sumar esas futuras viñetas al hilo de esta historia.

Sobre la autora

Marta Macho Stadler es doctora en matemáticas, profesora del Departamento de Matemáticas de la UPV/EHU y colaboradora en ::ZTFNews y la Cátedra de Cultura Científica de la UPV/EHU.

Deja un comentario

Obligatorio

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>