¿Por qué las niñas no estudian física?

The Stimulating Physics Network” es una iniciativa organizada por el Instituto (Británico) de Física (IOP) y distintos institutos de enseñanza de las ciencias para crear una red que de soporte a colegios de educación secundaria para tratar de conseguir que aumente el número de alumnos que eligen estudiar estudiar física. Sus objetivos fundamentales son “Mejorar la calidad de la experiencia de los alumnos en relación a la física y revitalizar una cultura de la física en la escuela en general”.

http://www.iop.org/education/teacher/support/girls_physics/page_41593.html
Girls in physics

Para ello tienen distintos programas enfocados a dar apoyo a los profesores de física, a los alumnos, a futuros profesores, tienen también materiales de apoyo accesibles en la red y organizan programas a medida y distintas actividades.

Entre todas sus actividades tienen un apartado especial titulado “Girls in physics”, una iniciativa particular para conseguir que más niñas elijan física como asignatura y quién sabe si como estudios superiores más adelante.

¿Por qué hay una iniciativa particular para las niñas?

Resulta que sólo el 20% de los alumnos que eligen física son niñas y mientras que para los niños, la física es la sexta asignatura más popular (tampoco es que sea un éxito), entre las niñas aparece en el puesto diecinueve.

http://www.bbc.com/news/education-19603399
Elección de algunas asignaturas

¿Por qué ocurre esto? Obviamente la física no parece resultar atractiva a las niñas (de entre 14-16 años). ¿Qué ha ocurrido a edades tan tempranas para que prefieran elegir biología o química?

The Stimulating Physics Network expone las razones que las propias niñas dan para tener ese rechazo o esa falta de interés hacia la física:

  • encuentran poco relevante la física para ellas mismas;
  • consideran que la física no tiene nada que ver con lo que ellas quieren hacer en sus vidas y en sus carreras profesionales;
  • no han disfrutado o no les han gustado sus clases de física;
  • no se creen capaces de estudiar física.

Los investigadores han comprobado que el desinterés por la ciencia es mayor cuanto más se avanza en el sistema educativo y que ese desinterés se acelera a partir de los 14 años y es mayor entre las niñas y más acusado en relación a la física.

También han comprobado que las niñas, más que los niños, según avanzan en la educación secundaria consideran la física como una asignatura más difícil. Esta percepción se debe a las exigencias matemáticas de la asignatura pero también a que las niñas desarrollan un sentimiento de “no soy capaz de estudiar física”. La investigación ha comprobado también que esa sensación de no ser capaz no se corresponde con el rendimiento real y los resultados de las niñas en las asignaturas.

Leo todos estos datos y me quedo pensando que lo que realmente ocurre es que alguien o algo está fallando al enviar su mensaje.

¿Por qué las niñas no consideran la física como una asignatura que tiene que ver con sus vidas? “Puedo ver las razones prácticas para estudiar biología pero veo dificil encontrar alguna relación entre la física y mi vida diaria”. Es más, ¿qué estamos haciendo mal para que consideren que la física no es importante en sus vidas? ¿Por qué no les han gustado sus clases sobre esa asignatura? Y sobre todo, ¿qué está fallando para que no se consideren capaces? Esto es lo más grave, ¿como es posible que niñas de 14 años con buenos resultados académicos y la misma formación que sus compañeros tengan la sensación de no ser capaces, de que algo es demasiado difícil para ellas?

Estamos fallando a esas niñas. Todos.

Sobre la autora

Ana Ribera (Molinos), historiadora con 14 años de experiencia en el mundo de la televisión. Autora de los blogs: Cosas que (me) pasan y Pisando Charcos

21 Comentarios

Comenta

PazPaz

Hola Moli,
Yo soy una de las damnificadas, pero al revés. Preciso que soy de tu quinta, para centrar el caso.
En el cole y en el instituto siempre fui una buena estudiante, creo que hasta excelente, en letras y en ciencias, se me daba todo, excepto educación física y pretecnología, que aprobaba decentemente, pero jamás tuve un sobresaliente.
A finales de los 80, plena adolescencia, las letras (como ahora) tenían una malísima reputación: que si era lo ‘fácil’, que el prestigio estaba en las ciencias, que las chicas tenían que hacer ciencias, ingeniería, que era el futuro, etc, etc, etc. Pues cuando me tocó elegir elegí hacer físicas. ¿Por qué? Pensé: ciencias puras, eso es una ocupación seria, a mí se me dan los idiomas fenomenal, pero cuando sea una gran científica eso me servirá de apoyo para viajar por el mundo a diferentes universidades, a congresos. A priori podía elegir cualquier cosa, elegí Física. Y ¿qué pasó? que estuve penando casi diez años en terminar la carrera. Por cabezonería, porque no supe retirarme a tiempo, porque me gusta terminar lo que empiezo, fue mi responsabilidad. Mi autoestima quedó por los suelos, destrozada, hecha trizas. También aprendí cosas, claro, con el tiempo conseguí trabajos estables y formé una familia. Pero sufrí mucho entre medias.
Me parece que tú viviste algo similar aunque tuviste agallas para hacer lo que te apeteció.
Pues eso, lo que te apeteció. Eso es lo importante.
Me pudo haber pasado al contrario, emperrarme en hacer una carrera de letras y haberme sentido igual de mal.

Espero que no se me malinterprete, no quiero decir que las ciencias sean difíciles para las mujeres, lo que intento decir es que la sociedad en la que uno crece determina la reputación de las diferentes maneras de ganarse la vida. Y a veces lo más ‘prestigioso’ no le pega a uno ni con cola. Porque de eso se tiene que tratar el largo recorrido educativo en el que nos hacemos adultos, de descubrir los talentos que uno tiene, más allá del me gusta, de saber con qué mimbres podemos construir una vida plena y satisfactoria.
Cada profesor debería tener como misión mostrar la belleza de su asignatura, y cada estudiante descubrir si ese es su camino, independientemente de que sea chico o chica.

molinos

Gracias Paz.

A ver, lo ideal es que cada uno estudie que le guste, le llame o le atraiga, ese debería ser el motivo por el que se elige una carrera universitaria. ¿Esto es así seas hombre o mujer? No. La mayoría de las veces y llevados por preocupaciones paternales y normalmente con buena intención del entorno nos llegan recomendaciones del tipo “busca algo que te de trabajo que para estudiar lo que te gusta ya tendrás tiempo” o “haz algo que tenga salidas”.

El resultado de esto es gente que estudia a trancas y barrancas, que no le ve “utilidad” a aquello con lo que tiene que pelear y que cuando llega al mundo laboral está desmotivado. (esto no quiere decir que al estudiar lo que te gusta al llegar al mundo laboral todo sea de color de rosa, pero ese es otro tema).

Ahora bien, a mi me parece una razón de peso decir “no hago físicas porque no me gusta” o historia o lo que sea, pero no que el pensamiento sea “no soy capaz” porque eso es un sesgo limitante que te impones a ti mismo, a ti misma en este caso y eso es muy grave. Esa es la idea del post.

Yo hice historia y me encantó mi carrera, no me pareció dificil pero estudiaba como una bestia porque me encantaba…luego no trabajo en nada que tenga que ver pero esos años de estudio feliz no los cambio por nada y menos por haber estudiado algo “con más salidas”.

María CarmenMaría Carmen

Estoy de acuerdo contigo, cada uno tiene que elegir! Pero……. A mí me ocurrió lo contrario que a tí.
Me gustó muchísimo la física, pues tuve una profesora genial, pero creí por lo que todos conocemos y (desgraciadamente) pensamos que las letras erán más para las féminas. Qué tontería!

PartPart

Si de verdad estamos fallando en algo por el hecho de que haya muchas personas a ñlas que no les atraiga la Física, entonces lo lógico es decir que estamos fallando a esas personas, niñas y niños, a todas y cada una de las personas que no gustan de la Física. Porque tampoco es que la Física sea muy popular entre los niños. Si por ejemplo el 92% de los niños no quiere ni oir hablar de Física y ocurre lo mismo con el 98% de las niñas, pues… bueno… sí, hay menos niñas interesadas que niños, pero por encima de todo está el que la inmensa mayoría de los niños/as no están interesados en Física. La diferencia entre niños y niñas es interesante desde un punto de vista científico, interesante estudiar a qué se debe esta diferencia. Lo que no está tan claro es que haya que hacer algo porque “estamos fallando a esas niñas”. A lo mejor ellas están superfelices sin estudiar física, comi la gran mayoría de niños. Nadie las está fallando. Y la minoría que elige estudiar Física pues tambiñen puede estar superfeliz con su decisión. A lo mejor no hay que buscar discriminaciones, fallos y cosas raras en toda diferencia de géenro que nos encontremos por el mundo…

molinos

Part, por supuesto que no hay que buscar fallos y nadie está diciendo que todos los niños tengan que estudiar física o la mayoría de las niñas. A mi me parece estupendo como he dicho en el comentario anterior que no se estudie física, historia o derecho “porque no me gusta”, pero no porque “no me considero capaz” y me parecería igual de grave si los niños también lo dijeran, igual que me parece una bobada que haya niños que consideren que estudiar para ser maestros es un trabajo “de chicas”.

¿A todo el mundo tiene que gustarle la física? No. Yo soy un claro ejemplo, a mí no me gusta.

¿Todo el mundo, niños y niñas, debería saber que la física es fundamental en su vida y merece la pena que haya gente que la estudie e investigue? Rotundamente sí.

ClaudiaClaudia

Hola,

yo soy una profesora de física de secundaria que hice la carrera de físicas hace ya 20 años. Después de haberme hecho muchas veces la pregunta, he llegado a la conclusión de que hay tres cosas que participan negativamente en la promoción de la física entre los adolescentes:

1) Los currículos de física en secundaria están demasiado basados en el cálculo. No hay muchos niños con una alta capacidad de abstracción matemática, pero hay aún un porcentaje menor de niñas con dicha capacidad.

A mi me gustan mucho las matemáticas, que me las tomo como un juego de ajedrez, con objetos y reglas que se han de cumplir. Eso facilita mucho el acceso a la física, pero no es por sí solo un argumento que anime a la gente a estudiar físicas. Tengo alumnas a quienes se les dan bien las matemáticas, que son estudiosas, tienen capacidad de abstracción y sacan buenas notas. Pero no les encuentran mucho sentido ni les gustan de por sí. Les gusta que sus resultados reflejen el trabajo invertido en la asignatura y que eso se refleje en su media académica. Y eso es todo.

2) Los temarios de secundaria no tienen mucha relación con preguntas que se puedan hacer los chavales sobre su entorno, como mucho presentan alguna curiosidad que no resulta de interés a una mayoría de ellos.

Hace ya algunos años un alumno de 16 me preguntó en clase “¿qué es el fuego?”. La verdad es que yo había buscado bastante sobre el tema, dado que la pregunta también me la había hecho a su edad y me encanta buscar en los libros (y ahora en Internet), y le di una respuesta bastante extensa. Pero ¿qué libro de texto hay que dé respuesta a este tipo de preguntas? Pues deberían estar. De una manera o de otra, debería haber multitud de cuadritos final de tema o lo que sea que responda desde un punto de vista físico a un montón de curiosidades de los chavales. A los profesores nos es difícil tener respuesta para todas las posibles preguntas, y hacemos lo que podemos, pero el material elaborado por las editoriales no ayuda mucho. Y aunque los chavales de hoy tienen acceso a Internet, siguen esperando las respuestas de sus profesores, pocos son los que van a buscar estas cosas a la wikipedia o a donde sea. Muchos alegan que Internet no da respuestas a su nivel, o que no responde exactamente a lo que preguntan.

Sin embargo, los temarios oficiales de química o de biología responden a más cosas cotidianas interesantes que los de física. Así que estas asignaturas tienen más éxito entre los chavales.

3) La sociedad presenta, cada vez más, una cierta animadversión hacia la ciencia y lo científico, que se traduce en una opinión crítica sobre la ciencia por parte del entorno más inmediato de los chavales (los padres, etc.).

El curso pasado les preguntaba, como hago cada año, a mis alumnos preuniversitarios que qué querrían estudiar en la Universidad. Suelen salir muchos ingenieros, algunos médicos, administración de empresas, algún fisioterapeuta, algún psicólogo (este curso ha salido una geóloga… y un físico ¡urra!)… Cuando pregunté por alguna carrera de ciencias puras obtuve la siguiente respuesta: “¿para qué? ¿Para perder el tiempo y encima morirme de hambre?”. Esa respuesta, estuvo en boca de un alumno y en la cabeza de una mayoría de entre el resto. Más que pensar que quien respondió esto representa a una minoría, a día de hoy representa un sentir cada vez más generalizado entre la población de clase media (que es a la que pertenece mi alumnado). Eso tampoco contribuye a que alguien quiera estudiar físicas (biología todavía…).

Resumiendo, no se consideran capaces por el hándicap de las matemáticas (en muchos casos) y por el grado de abstracción tan elevado en la presentación de la asignatura (en todos los casos). Y porque los temarios no se han diseñado para que puedan tener una mayor relación con cosas cotidianas que les rodeen.

Hay quien pensará que si los temarios oficiales no cumplen el objetivo, que lo haga el profesor. Eso es fácil decirlo, pero luego llegan las pruebas de competencias, las pruebas de acceso a la universidad… las futuras pruebas de reválida… y allí sólo hay problemas con números, con muchos números. Poco tiempo te dejan para dedicarlo a explicar cosas tangenciales al temario sin poner en un compromiso los resultados de los chavales porque, por decirlo de alguna manera, nadie les va a preguntar por el fuego. Y al final hay que elegir, porque muchos de esos chavales quieren después seguir estudiando algo que les guste o les resulte una buena salida profesional, y necesitan buenos resultados en las pruebas.

Un saludo.

molinos

Gracias Claudia por tu comentario.

Efectivamente yo también creo que hay varias razones que hacen que las niñas ( y también muchos niños) no estudien físicas. Dejando de lado el componente de “dificultad” o “aridez” de las matemáticas que sin embargo no impide que en la carrera de Matemáticas haya una mayoría de mujeres, creo que el problema a la hora de elegir una carrera universitaria es el “utilitarismo”. La sociedad, nuestros padres a nosotros (mi padre me dijo a mí que por encima de su cadaver estudiaría Historia pero lo hice, aunque esa es otra historia) nos hace llegar el mensaje de “estudia algo que te sirva para algo, algo de lo que haya trabajo” dejando de lado el factor fundamental y original de la educación universitaria que es el conocimiento por el conocimiento. Por ese utilitarismo y porque vivimos en la sociedad del paraqueismo, todo tiene que servir para algo, la gente no estudia físicas, ni filología ni arqueología…y así nos va.

La semana pasada estuve en una conferencia de Pedro Etxenike, físico, que se titulaba “La sublime utilidad de la ciencia inútil” y esa es la idea de que debería prevalecer en la elección de los estudios, que todo conocimiento “sirve” para algo, aunque no sepamos para qué o no seamos capaces de imaginarlo pero el simple hecho de adquirirlo, nos ayuda a aprender a pensar.

Y puestos en un nivel más práctico, como profesora de física, échale un vistazo a los recursos que tienen en esta web con trípticos por edades sobre la física y su relación con el día a dia.

http://www.stimulatingphysics.org/ca...erprise.htm

Y esta página también está muy bien.

http://www.nuffieldfoundation.org/pr...cal-physics

Un saludo

elenaelena

Yo soy chica, 31 años.. y tengo dos ingenierías (una teleco y otra ingeniería biomédica) y además un máster en física médica. Jamás me plantee mi formación como algo que me diera de comer, no veía otra opción para mí que no fuera en una rama de ingeniería.

Toda la vida he estado rodeada de hombres (en cou en mi rama éramos 6 chicas) pero desde pequeña me ha fascinado el mundo de la física/ingeniería/matemáticas (las matemáticas no son un acertijo, me solía decir mi padre). Es difícil hacerte un hueco en este mundo, porque entienden que cuando tienes familia baja tu dedicación al trabajo (está claro que las prioridades cambian pero no por ello ni mi capacidad ni mi dedicación)

A mí nadie me dijo jamás que no fuera capaz, ni me sentí así. Es más, siempre me dijeron que hiciera lo que hiciera, siempre fuera independiente, así que ahora, con mi marido, yo cuelgo cuadros y hago taladros, arreglo la lavadora, plancho cocino y hago mimos a mis niños y mi marido. Y no soy una supermujer por eso, ni me siento especialmente realizada. Creo que soy como siempre he querido ser. Autosuficiente.

Cuando necesito conocimientos los busco, no hay que esperar sentada a que te lo arreglen.

Y quiero decir que somos capaces, exactamente igual que ellos. Podemos con lo que se nos presente.

Aunque ellos no quieran reconocerlo por miedo a perder el chollo 🙂

molinos

Gracias Elena por tu comentario. Como tu hay muchas mujeres, yo conozco varias y efectivamente somos igual de capaces para estudiar física o historia, de ahí la preocupación del estudio al ver que las niñas de 14 años no se consideran capaces.

elenaelena

Pero el problema no creo que esté tanto en ellas como en el entorno que las aliente.
Es imprescindible hacerles ver que son capaces, que pueden.
Pero en un momento de tanta incertidumbre y ellos que se sienten perdidos es difícil salir de lo convencionalmente establecido para meterse en un mundo que tradicionalmente ha sido de hombres.

pero el árbol hay que cuidarlo desde pequeñito, una vez es adulto y la rama está torcida poco se puede hacer. y eso hay que aplicarlo en todo.

Una duda que me surge: se sienten capaces de ejercer otra profesión? quiero decir, se sienten capaces de estudiar los largos temarios de derecho (cosa que yo sé que no soy capaz)

molinos

Elena,

Por supuesto que el problema es el entorno…no es hasta los 14 años que ellas empiezan a pensar que no son capaces, a edades más tempranas ellas no tienen esa percepción para nada.

No se si conoces este video que explica muy bien como la culpa es del entorno, por eso decía en el post que la culpa es de todos, somos nosotros los adultos los que fallamos.

MichelleMichelle

Visto así, ¿por qué los niños raramente se decantan por las letras? ¿O prefieren los estudios deportivos?
Parece un rol demasiado arraigado en la sociedad.
Esto lo veo en mi hermana, que se le da muy bien todo, pero no quiere seguir por la rama científica porque le parece muy complicada. Como si no tuviera ganas de esforzarse tanto, aunque puede hacerlo. Quizás es que a los niños les cuestan más las otras ramas…
En términos (muy) generales, humanidades y letras son de mujeres, y ciencias y tecnología de hombres… ¿la sociedad?¿la familia? ¿los roles? Todo esto condiciona mucho.

annann

Mas que comentar respecto a la publicacion, deseo que me ayuden, estudio quimica (aun no se porque) pero con el tiempo me gusta mas la fisica pero tambien tengo miedo que si estudio y diga al final no no me gusta pero tampoco tengo la motivacion total de estudiar quimica. ¿Que me pueden aconsejar?

lurdeslurdes

Me ha pasado toda la vida el no ver la relacion de las ciencias con lo cotidiano.No se si sera por ser mujer.Admiro a las mujetes que son capaces de intetesarse por las ciencias..Algo tan abstracto.Tengo un hijo apasionado por la fisica..Estas cuestiones que me hago se feben a el.

[…] “The Stimulating Physics Network” es una iniciativa organizada por el Instituto (Británico) de Física (IOP) y distintos institutos de enseñanza de las ciencias para crear una red que de soporte a colegios de educación secundaria para  […]

NataliaNatalia

Sinceramente, pienso que el mundo no ha avanzado tanto con el tema de igualdad como queremos hacer ver. Por mucho que digan. Se sigue haciendo hincapié en “lo raro que es ver a una mujer estudiando física o ingenierías”. Hace unas décadas para las mujeres era casi impensable acceder a una titulación universitaria y mucho menos científica. Y sí, sé que me estoy yendo muy atrás pero esto es un hecho. La mayoría de los antiguos grandes pensadores y científicos de la historia han sido hombres, no porque las mujeres no fuesen igual de inteligentes sino porque no tenían las mismas oportunidades.
Las niñas no ven las matemáticas como algo más difícil para ellas que para los niños, para nada, y vuelvo a lo mismo, es lo que parece que se les quiere hacer pensar.
Yo siempre he intentado sacar buenas notas y me he esforzado muchísimo. Desde que empecé a estudiar física en el Instituto tuve claro que era mi vocacion y que era a lo que quería dedicarme en la vida. Me di cuenta de que el interés que tenía sobre como funcionaba todo era un interés cientifico que se hacía cada vez más grande y sólo la física podría darme una visión lo suficientemente amplia del universo como para poder entender (o intentar entender) cómo y por que pasaban las cosas. No me importó lo que nadie pensase y aún sabiendo que habría gente mucho mejor que yo con más aptitudes no rechacé lo que quería.
Sólo les quiero hacer ver que la visión que nos dan los demás sobre lo que tenemos que ser tiene mucha influencia en algunas personas.

Ana RiberaAna Ribera

Hola Natalia,

Es así, lo que creemos que los demás piensan de nosotros y de lo que deberíamos hacer o dejar de hacer con nuestra vida, condiciona mucho de lo que hacemos y hay que tratar de evitarlo y luchar contra ello. Muchas gracias por tu comentario.

Deja un comentario

Obligatorio

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>