Ameyo Adadevoh o el precio de salvar cientos de vidas

Vidas científicas

La letalidad de la enfermedad por el virus del ébola puede llegar a ser del 90 %. La epidemia de ébola de 2014-2016, el mayor brote de esta enfermedad conocido hasta el momento, causó más de 11 000 muertos en África Occidental. A la médica nigeriana Ameyo Adadevoh (1956-2014) se le atribuye el haber frenado la propagación masiva de este virus en su país, y haber salvado así la vida de muchísimas personas.

Ameyo Adadevoh. Imagen: BBC.

Ameyo Stella Adadevoh nació en Lagos, Nigeria, el 27 de octubre de 1969, en el seno de una familia de gran tradición política y científica. Su abuelo paterno, Herbert Samuel Macaulay, es considerado el fundador del nacionalismo nigeriano. Su tío abuelo materno, el nacionalista Nnamdi Azikiwe, se convirtió en el primer presidente de Nigeria en 1963, y es uno de los políticos más respetados en la historia del país. Su padre, Babatunde Kwaku Adadevoh, era un reconocido médico, científico, profesor y asesor de numerosas organizaciones internacionales, incluida la Organización Mundial de la Salud y varios organismos y comisiones de las Naciones Unidas. También estaba emparentada con Sara Forbes Bonetta.

Ameyo asistió a la escuela preescolar y primaria en Yaba (1961-1968), y a la secundaria en un centro para niñas de Ibadán (1969-1974), la segunda ciudad más grande del país. Se graduó en Medicina y Cirugía por la Universidad de Lagos. Realizó la residencia obligatoria de un año en el Hospital Universitario de Lagos; posteriormente, se trasladó al Reino Unido para completar su formación en endocrinología en el Hospital Hammersmith del Imperial College London.

Ameyo Adadevoh pasó la mayor parte de su vida en Lagos, su ciudad natal. Durante 21 años, trabajó en un hospital privado llamado First Consultant Medical Centre, donde se desempeñó como médica y endocrinóloga. Este hospital se dio a conocer mundialmente el 20 de julio de 2014, al ser el centro al que fue trasladado el primer caso o paciente cero de la crisis del virus del ébola en Nigeria.

Gestión de la crisis del ébola en Nigeria

El diplomático y ciudadano norteamericano de origen liberiano Patrick Sawyer había roto su cuarentena en Liberia para asistir a la conferencia de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) en Calabar, a 750 kilómetros de Lagos. Voló de Monrovia a Lagos y se desplomó nada más llegar al aeropuerto de destino. En circunstancias normales, un funcionario de la CEDEAO hubiese sido trasladado a un hospital del gobierno, sin embargo la mayoría de profesionales de la red de centros de salud públicos estaban en huelga indefinida aquel día, por lo que Sawyer fue trasladado a un hospital privado.

Microscopía electrónica de un virión de Ebolavirus.

Patrick Sawyer presentaba un cuadro de fiebre alta, malestar y vómitos. El primer diagnóstico que recibió fue el de malaria. Cuando Ameyo Adadevoh lo visitó en su turno del día siguiente, sospechó que podía tratarse de un caso de ébola, y asumió la responsabilidad del equipo médico que se haría cargo del paciente. Ni ella ni ningún otro profesional del país había visto antes a una persona contagiada con este virus. Aunque Sawyer negaba haber estado en contacto con ningún enfermo de ébola, Ameyo fue precavida: ordenó que lo pusieran en cuarentena y solicitó las pruebas pertinentes. Intentó crear un área de aislamiento con los escasos medios de los que disponía el centro, y pidió levantar una barricada de madera frente a la puerta de la habitación de Sawyer. En la medida de lo posible, adquirió equipos de protección para el personal del hospital y les proporcionó información pertinente sobre la transmisión del virus.

Mientras esperaban los resultados de las pruebas, el paciente y otros funcionarios del gobierno de Liberia insistieron para que el Sr. Sawyer fuera liberado y pudiera asistir a la conferencia de la CEDEAO. Adadevoh se mantuvo firme en su decisión de defender el bien común, haciendo caso omiso de las presiones y amenazas de demanda. Su sospecha se confirmaría dos días después: los resultados demostraron la presencia del virus. El Sr. Sawyer murió en el hospital unos días después.

Aquella no era la primera vez que Adadevoh se enfrentaba a una crisis sanitaria. En 2012, el virus H1N1 (gripe porcina) se había propagado a Nigeria y ella fue la primera médica en diagnosticarlo. Menos de dos años después, el rigor y la rapidez con la que Ameyo alertó a las autoridades sanitarias salvaron al país de la catástrofe de una epidemia. Sus acciones permitieron una contención estratégica del virus en Nigeria, cuyo gobierno movilizó los recursos necesarios para rastrear con éxito todos los contactos del Sr. Sawyer. A diferencia de los brotes en países vecinos como Guinea, Liberia y Sierra Leona, los casos de ébola rastreados en Nigeria se limitaron a 20, todos ellos provenientes de una única vía de transmisión: el paciente cero. De los 20 casos de ébola que hubo en total, 11 eran profesionales de la salud; de esos, 6 sobrevivieron y 5 murieron, incluida la propia Ameyo Adadevoh. Fue el 19 de agosto de 2014, cuando tenía 57 años.

La Organización Mundial de la Salud declaró a Nigeria libre de ébola el 20 de octubre de 2014, apenas tres meses después del inicio de la crisis, tras confirmarse que no se había producido ninguna infección en 42 días, el doble del periodo de incubación del virus.

Homenajes póstumos

En su honor se creó la Dr. Ameyo Stella Adadevoh Health Trust (DRASA), una organización sin ánimo de lucro cuya misión es fortalecer la seguridad sanitaria nigeriana y prepararla para actuar ante situaciones de emergencia.

La película 93 Days se estrenó en 2016. Relata su historia y rinde homenaje a quienes arriesgaron sus vidas para asegurar que el virus del ébola estuviera contenido en Nigeria.

Desde febrero de 2020, una carretera de Abuja, la capital de Nigeria, lleva su nombre. La calzada Ameyo Adadevo Way está conectada con Ahmadu Bello Way, una de las carreteras más grandes y largas de Abuja.

Referencias

Sobre la autora

Edurne Gaston Estanga es doctora en ciencia y tecnología de los alimentos. Actualmente se dedica a la gestión de proyectos en organizaciones que fomentan la difusión del conocimiento de la ciencia y la tecnología.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. .