Eleanor Pairman, la matemática que usó su máquina de coser para enseñar geometría a personas ciegas

Vidas científicas

Eleanor Pairman nació el 8 de junio de 1896 en el pueblo de Lasswade (Escocia). Era la menor de los cuatro hijos de Helen y John Pairman. Su padre, abogado de la Corte Suprema de Escocia, falleció cuando ella aún no había cumplido los 5 años; la familia pasó a partir de ese momento dificultades económicas.

Eleanor Pairman (1914). Imagen: George Watson’s College.

Asistió a la escuela local hasta 1908, cuando ingresó en el George Watson’s Ladies’ College. Tras graduarse, en 1914, comenzó a estudiar matemáticas en la Universidad de Edimburgo. En 1917, se graduó con una maestría “con honores de primera clase” en matemáticas y filosofía natural. Gracias a sus excelentes calificaciones obtuvo una beca de tres años que le permitió continuar sus estudios de posgrado en la Universidad de Edimburgo antes de incorporarse, en 1918, al equipo del matemático Karl Pearson (1857-1936) —que impulsó la utilización de métodos estadísticos en biología— en el Departamento de Estadística Aplicada del University College de Londres. Allí trabajó como “computadora” para el matemático, con el que publicó un artículo en la revista Biometrika. En esa época también escribió Tracts for Computers (vol. I. Tables of the digamma and trigamma functions) que fue publicado por Cambridge University Press.

En 1919 viajó a Estados Unidos y comenzó su formación en el Radcliffe College, de Cambridge, una universidad para mujeres muy vinculada al Harvard College en el que solo podían estudiar hombres. Allí investigó bajo la supervisión del prestigioso matemático George David Birkhoff (1884-1944). Defendió su tesis doctoral —Expansion Theorems for Solution of a Fredholm’s Linear Homogeneous Integral Equation of the Second Kind with Kernel of Special Non-Symmetric Type— en 1922, convirtiéndose en la tercera mujer en obtener un doctorado en matemáticas de Radcliffe College.

En ese mismo año se casó con un compañero de estudios de posgrado, Bancroft Huntington Brown (1894-1974), que también había defendido su tesis doctoral en el Harvard College. El matrimonio se trasladó a Hanover donde Bancroft Brown se incorporó como profesor al Dartmouth College, que en ese momento era una universidad exclusivamente masculina. Tuvieron cuatro hijos —John, Barbara, Joanna (que falleció antes de cumplir un año) y Margaret—.

Como ya hemos comentado, Pairman publicó algunos artículos en solitario y en colaboración con Pearson y Rudolph E. Langer (1894-1968) —On a class of integral equations with discontinuous kernels—, otro de los alumnos de Birkhoff.

Entre 1955 y 1959, Eleanor fue contratada como profesora de matemáticas a tiempo parcial en Dartmouth.

La enseñanza de las matemáticas en Braille

En la década de 1950, Pairman comenzó a interesarse en la enseñanza de las matemáticas a alumnado ciego. Para ello, estudió braille —y más tarde el código Nemeth para matemáticas— y aprendió —fundamentalmente para explicar geometría— a realizar diagramas y símbolos matemáticos usando su máquina de coser y otros utensilios domésticos —como tijeras dentadas o ruedas de pastelería—. Con estas herramientas caseras conseguía realizar diseños sobre delgadas hojas de cartulina, que el alumnado ciego podía “leer” con las yemas de sus dedos. Con su máquina de coser, Eleanor “perforaba” el papel” reproduciendo cada símbolo que deseaba reproducir al pasar la cartulina bajo la aguja de su máquina.

En 1959 el periódico Hanover Gazette publicó un artículo sobre el trabajo de Pairman. En este reportaje, el medio comentaba que Eleanor estaba transcribiendo dos manuales matemáticos, uno para un estudiante de primer curso en el Boston College y otro, un libro de referencia sobre teoría de grupos, destinado a un posgrado en la Universidad de Columbia en Nueva York.

Eleanor, “Nora” para sus personas más allegadas, falleció el 14 de septiembre de 1973. Su hija pequeña, Margaret, comentaba:

A pesar de la satisfacción que obtuvo con estos proyectos [de Braille], la única vez que la vi verdaderamente feliz fue cuando estaba enseñando. Y tuvo muy pocas oportunidades de hacer eso, ya que obviamente estaba adelantada a su tiempo y también atrapada en una comunidad universitaria solo para hombres y en un mundo donde era casi imposible para las mujeres casadas funcionar profesionalmente.

Referencias

Sobre el artículo original

El artículo Eleanor Pairman, la matemática que usó su máquina de coser para enseñar geometría a personas ciegas se publicó en el blog Cuaderno de Cultura Científica el 8 de junio de 2022.

Sobre la autora

Marta Macho Stadler es doctora en matemáticas, profesora del Departamento de Matemáticas de la UPV/EHU y colaboradora en ::ZTFNews y la Cátedra de Cultura Científica de la UPV/EHU.

3 comentarios

  • Brillante ! Me ha impresionado este artículo, nunca había escuchado de Eleanor Pairman.

  • Mujeres intelijentes,con mentes y espíritu de ajudar siempre a los demas.

  • Mujer extraordinaria, su método merece ser más reconocido por el ambito científico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. .