Giuseppa Eleonora Barbapiccola, la «bella cartesiana de Nápoles»

Vidas científicas

Pero si se mira con detenimiento y claridad, las mujeres no deben ser excluidas del estudio de las ciencias, dado que sus espíritus son más elevados y ellas no son inferiores a los hombres en las virtudes más importantes.

Giuseppa Barbapiccola. Prefacio de su traducción de los Principios de Filosofía de René Descartes
Giuseppa Eleonora Barbapiccola.
Wikimedia Commons.

La filósofa natural, poeta y traductora Giuseppa Eleonora Barbapiccola (1702-1740) nació probablemente en Nápoles, aunque su familia procedía de Salerno.

Apenas se conocen los detalles de su vida. Se sabe que era sobrina del predicador dominico Tommaso Alfani (1679-1742), quien le puso en contacto con el abogado y filósofo Giambattista Vico (1668-1744), de quien Barbapiccola obtuvo gran parte de sus conocimientos.

Barbapiccola era miembro de la Accademia degli Arcadi en Bolonia; se la conocía allí bajo el nombre de Mirista. A menudo publicaba sus poemas en colaboración con su amiga, la poeta Luisa Vico, hija de Giambattista Vico.

Conocida como «bella cartesiana de Nápoles», alcanzó notoriedad por su traducción en 1722 de los Principios de la Filosofía de René Descartes (1596-1650) del francés (y del latín) al italiano.

En el extenso prefacio de esta traducción, Barbapiccola defendió la capacidad intelectual de las mujeres y su derecho a una educación relevante.

Para apoyar su tesis, proporcionaba en ese preámbulo un relato de los logros de las mujeres a lo largo de la historia, citando, entre otras, a Dafne, Diotima, la reina Cristina de Suecia o Anne Lefevre.

También buscó difundir la filosofía de Descartes, quien otorgaba autoridad intelectual a las mujeres. Recordemos que Descartes dedicó sus Principios de la Filosofía a la reina Isabel Estuardo de Bohemia (1618-1680), con quien mantuvo un extenso intercambio filosófico.

De carácter modesto y tímido, en el prefacio a su traducción de los Principios de Filosofía de Descartes, deja suficientemente claro cuánto temía la crítica injusta y el sarcasmo mordaz, y casi para su propia justificación recuerda a muchas mujeres eruditas, tanto griegas como latinas, de agradables estudios y elocuencia y serio cultivo de las ciencias.

Ginevra Canonici Fachini (1779-1870)

Referencias

Sobre la autora

Marta Macho Stadler es doctora en matemáticas, profesora del Departamento de Matemáticas de la UPV/EHU y colaboradora en ::ZTFNews y la Cátedra de Cultura Científica de la UPV/EHU.

1 comentario

  • […] Giuseppa Eleonora Barbapiccola. Wikimedia Commons. La filósofa natural, poeta y traductora Giuseppa Eleonora Barbapiccola (1702-1740) nació probablemente en Nápoles, aunque su familia procedía de Salerno. Apenas se conocen los […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. .