Evangelina Villegas Moreno: la bioquímica que desarrolló la QPM; ciencia contra la desnutrición

Podría comenzar este artículo dando un montón de datos sobre el hambre en el mundo. Creo que sería un buen comienzo, la verdad. No creo que realmente seamos conscientes del grave problema que supone la desnutrición a nivel mundial… pero hoy no, hoy prefiero empezar con un alegato esperanzador. Porque sé que hay muchos investigador@s, a lo largo de todo el planeta y cada un@ desde su ámbito, que trabajan día a día con un único objetivo: acabar con el hambre y la desnutrición. Y donde hay ciencia, hay esperanza…

Evangelina Villegas Moreno era una de esas investigadoras que consiguió mejorar la vida de millones de personas gracias a la ciencia. Lo hizo desarrollando la proteína de maíz de alta calidad (QPM). Ciencia contra la desnutrición.

Evangelina Villegas Moreno. Fotografía: CIMMYT.

Evangelina Villegas Moreno nació en la Ciudad de México, México, el 24 de octubre de 1924. Poco ha transcendido sobre su infancia y juventud… Sólo he podido saber que se licenció en Química y Biología en el Instituto Politécnico Nacional en una época en que las mujeres mexicanas no solían acceder a estudios superiores.

En 1950 comenzó a trabajar como investigadora en el Instituto Nacional de Nutrición y en la Oficina de Estudios Especiales, en un programa cofinanciado por la Fundación Rockefeller y la Secretaría de Agricultura. La Oficina de Estudios Especiales se convertiría con el tiempo en el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT), centro donde Evangelina desarrolló prácticamente toda su carrera.

Pero antes de que aquello llegara, Villegas se fue a Estados Unidos a completar su formación. Obtuvo su Máster en Ciencias con Especialidad en Tecnología de Cereales en la Kansas State University en 1962 y el Doctorado en Química de Cereales y Fitotecnia en la North Dakota State University en 1967.

Aquel mismo año volvió al CIMMYT como directora del departamento de calidad proteica y nutrición. Su trabajo se basaba en el desarrollo y adaptación de métodos para la optimización de la calidad industrial, proteica y nutricional del maíz.

Fue al inicio de la década de 1970 cuando Villegas comenzó a colaborar con el recién nombrado “mejorador” (persona dedicada a mejorar semillas) del CIMMYT, Surinder Vasal. Su objetivo era combinar la química de cereales con diferentes técnicas de cultivo para desarrollar una variedad de maíz con un alto contenido de dos aminoácidos muy importantes, la lisina y el triptófano, aminoácidos que el cuerpo humano no produce y que se tienen que obtener mediante la ingesta de alimentos. Y es que el problema que querían solucionar era real y grave: en zonas donde la dieta se basaba sólo en la ingesta de maíz, la gente era propensa a sufrir desnutrición e incluso hambruna. Y normalmente aquellas eran las zonas más pobres del planeta.

La colaboración Villegas-Vasal dio sus frutos: desarrollaron la proteína de maíz de alta calidad o QPM (por sus siglas en inglés), una variedad con el doble de lisina y triptófano que el maíz convencional. Pero el trabajo no fue fácil y requirió un gran esfuerzo y mucha implicación. Durante la década de los 70, Villegas y su equipo analizaban más de 25000 muestras de grano al año y proporcionaban al equipo de Vasal datos a tiempo para poder sembrar o polinizar diferentes lineas experimentales. Para mediados de la década de los 80 ya habían producido un banco de semillas QPM con un sabor parecido al grano original y con niveles de lisina y triptófano superiores. Desgraciadamente, aquel descubrimiento quedó más o menos abandonado durante algunos años, hasta que a principios de 1990 el CIMMYT recibió ayuda y fondos internacionales para producir QPM.

Evangelina Villegas Moreno en Ghana. Fotografía: The World Food Prize.

Las primeras investigaciones sobre la eficacia de la QPM se llevaron a cabo en Ghana, ampliándose después a China o México. Se demostró que las aves y cerdos de corral alimentados con QPM crecían más sanos y que la nutrición de las personas, especialmente niños, mejoraba de forma significativa con su ingesta. De hecho un estudio llevado a cabo en Etiopía en el año 2002 demostró que la tasa de crecimiento de peso de niños alimentados con QPM aumentaba un 15% en comparación con niños que fueron alimentados con maíz normal. Otro estudio de 2015 demostró además que los niños que comían QPM crecían un 15% más que los que comían maíz convencional.

El esfuerzo de Villegas y Vasal se vio recompensando en el año 2000 cuando recibieron el Word Food Prize, siendo Evangelina la primera mujer en la historia en obtener dicho galardón.

No fue el único reconocimiento que recibió: fue nombrada Mujer del Año por la Asociación Mexicana de Mujeres (2000) o “Alumna Destacada” por la Kansas State University, donde además crearon un premio con su nombre.

Villegas se retiró del CIMMYT en 1989, pero su lucha contra el hambre y la desnutrición no finalizó allí. Se convirtió en asesora de Sasakawa Africa Associaton, una organización que trabaja en la mejora de la tecnología agrícola en África. También trabajó asesorando a jóvenes científicos en áreas de Asia y América.  Además, era miembro del Grupo Politécnico Mexicano, organismo que promueve y fomenta la ciencia y la tecnología en México.

Evangelina Villegas Moreno. Fotografía: CIMMYT.

Evangelina Villegas Moreno falleció en su cuidad natal el 24 de abril de 2017 a la edad de 92 años. Meses más tarde, el CIMMYT le rindió un sentido homenaje y nombró un laboratorio en su honor.

La calidad humana de Evangelina iba más allá de crear un maíz que salva vidas en todo el mundo. Durante sus años de investigación creó un fondo de becas escolares para muchos jóvenes que el CIMMYT contrataba para ahuyentar pájaros del grano.  Estos jóvenes eran conocidos como “pajareros” y muchos tuvieron un futuro gracias a Evangelina.

Dijo al recoger el premio Word Food Prize:

Me gustaría con este premio que el mundo fuera consciente de lo que hemos desarrollado. Porque como mexicana, el mayor honor para mí sería ver todos los campos de México rebosantes de QPM.

Ojalá sea así. Para seguir paliando el hambre y la desnutrición en todo el mundo.

Referencias

Sobre la autora

Aitziber Lopez (@lopez_aitzi) es doctora en química por la UPV/EHU.

Deja un comentario

Obligatorio

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>