Localizando a Huntington

Nancy Wexler. Fotografía © Christopher Michel.

Nancy Wexler, genetista ocupando la Cátedra Higgins de neuropsicología en la Universidad de Columbia, fue fundamental en el descubrimiento de la localización del gen responsable de la enfermedad de Huntington.

La neuropsicóloga está detrás del mayor estudio longitudinal sobre la enfermedad de Huntington, que se alargó nada menos que veinticuatro años y gracias al cual se descubrieron la localización del gen, primero, y el gen responsable de la enfermedad de Huntington, después.

Una cuestión personal

En 1968 su madre, Leonore, eminente genetista, fue diagnosticada de Huntington. En ese momento Milton Wexler, conocido psicoanalista y padre de Nancy, puso en marcha la Hereditary Disease Foundation (HDF) con el objetivo de financiar la investigación de los tratamientos y la cura de las enfermedades hereditarias como Huntington, Parkinson, Alzheimer y esclerosis lateral amiotrófica.

Debido a su relación con la fundación, tanto Nancy como su hermana Alice, trataron con investigadores y científicos relacionados con la investigación de las enfermedades hereditarias y ambas pasaron a formar parte de la fundación.

Una de las actividades de la fundación eran workshops, donde científicos creaban conversaciones, en lugar de dar conferencias, y las ideas fluían libremente. Tenían, por tanto, acceso a las más recientes novedades y líneas de investigación de primera mano.

No fue, sin embargo, en uno de estos workshops donde Nancy Wexler supo de la pequeña aldea que sería vital en su carrera, sino en un simposio donde Ramón Avila Girón dio a conocer San Luís, una pequeña aldea de Maracaibo (Venezuela).

Allí se encuentra una comunidad bastante cerrada donde debido al efecto fundador (consecuencias derivadas de la formación de una nueva población a partir de un número muy reducido de individuos) la enfermedad de Huntington tiene una gran prevalencia.

En 1979, gracias a financiación del National Institutes of Health (NIH), Nancy Wexler y su equipo iniciaron su estudio en Venezuela. Se investigó la genealogía de más de 13.000 individuos y se recogieron más de 4.000 muestras de sangre para comprobar si el Huntington se originaba en un gen y si éste era heredable.

El Huntington tiene herencia autosómica dominante.
Imagen de Wikipedia.

Tan solo cuatro años más tarde, en 1983, consiguieron identificar la localización del gen en el que reside la enfermedad mediante el uso de RFLPs (Polimorfismos en Longitud para Fragmentos de Restricción).

Los polimorfismos son diferencias heredables en el ADN entre individuos. Al tratar estos polimorfismos con enzimas restrictivas esas diferencias son perceptibles. Fue Nancy Wexler quien tuvo la idea de utilizar los polimorfismos como marcadores para encontrar el gen que provoca la enfermedad de Huntington.

James Gusella se dedicó entonces a buscar estos marcadores y preparó una primera tanda de trece que probó con muestras de una pequeña familia de Iowa con la enfermedad. Increíblemente el investigador parecía haber dado con un posible marcador en esta primera tanda de marcadores.

Utilizando las muestras tomadas en Venezuela para confirmar el hallazgo, los cazadores de genes fueron capaces de localizar el gen responsable de la enfermedad de Huntington en el brazo corto del cromosoma 4 gracias al uso de polimorfismos como marcadores.

Basándose en esto, se desarrolló un test genético con capacidad para predecir la enfermedad antes de que se desarrolle, incluso de manera prenatal. El test suscitó controversia, ya que se trataba de una enfermedad para la que no había tratamiento y mucho menos cura. A pesar de sus antecedentes familiares, ni Nancy Wexler ni su hermana Alice se han hecho el test.

Junto a Allan Tobin, Nancy Wexler creó un grupo de investigación colaborativo, Huntington’s Disease Collaborative Research Group, para hallar el gen responsable de la enfermedad de Huntington tras haber dado con su localización. Los investigadores compartían datos y la publicación se hacía de manera colaborativa.

Pese a que el marcador fue hallado con relativa facilidad y celeridad, localizar el gen concreto llevó diez años de investigación. El gen de la huntingtina (HTT) no fue localizado hasta 1993.

Tras años investigando distintas porciones de ADN, Marcy MacDonald, quien trabajaba con Gusella, se topó con una repetición desmedida de un trinucleótido (CAG, código genético para la glutamina). Comparando genes de cromosomas con Huntington y sin él, comprobaron que en el caso de presencia de Huntington el número siempre era mayor. En individuos normales oscilaba entre 11 y 34 repeticiones, y en aquellos con Huntington entre 37 y 86.

Psicóloga a la caza de genes

Tras graduarse en psicología por el Radcliffe College en 1967, donde cursó los únicos estudios reglados en biología de su carrera, Nancy Wexler se doctoró en psicología clínica por la University of Michigan en 1974.

Combinó su trabajo como profesora de psicología en la New School for Social Research de Nueva York con la investigación de la enfermedad de Huntington para el National Institutes of Health (NIH).

En 1976, el Congreso de Estados Unidos la nombró directora de la Comisión de la NIH para el control de la enfermedad de Huntington y sus consecuencias. En 1985 pasó a formar parte del College of Physicians and Surgeons de la Universidad de Columbia.

A lo largo de su carrera Nancy Wexler ha recibido varios premios, entre ellos el Mary Woodard Lasker Award for Public Service, un reconocimiento por su contribución a la investigación y el avance de la ciencia médica. Además, también ha sido galardonada con la Benjamin Franklin Medal in Life Science (2007).

El New York Medical College, la University of Michigan, el Bard College y la Yale University, por su parte, le han concedido doctorados honorarios.

Ha ostentado y conserva varios cargos públicos y membresías entre las que destacan el Joint NIH/DOE Ethical, Legal and Social Issues Working Group del National Center for Human Genome Research, el Human Genome Organization (HUGO), la American Association for the Advancement of Science, el Advisory Committee on Research on Women’s Health, la American Academy of Arts and Sciences, y es miembro del Institute of Medicine.

Actualmente, además de presidir la fundación que su padre puso en marcha, es miembro del Hastings Center, institución de investigación en bioética, ocupa la Cátedra Higgins de neuropsicología en la Universidad de Columbia y cuenta con numerosas publicaciones. Sigue trabajando para lograr una cura para el Huntington.

Referencias

Sobre la autora

Ziortza Guezuraga, periodista y colaboradora de la Cátedra de Cultura Científica de la UPV/EHU.

Deja un comentario

Obligatorio

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>