Magdalena Mouján Otaño: matemáticas y ciencia ficción

Magdalena Mouján Otaño, matemática

Magdalena Mouján Otaño.

Magdalena Mouján Otaño nació en la localidad de Pehuajó (provincia de Buenos Aires, Argentina) el 26 de marzo de 1926.

Se graduó en matemáticas en la Universidad Nacional de La Plata, y consiguió un doctorado en esta área en 1950.

En 1957, el matemático Agustín Durañona y Vedia (1904-1980) propuso a la Junta de Investigaciones Científicas y Experimentaciones de las Fuerzas Armadas (JICEFA) la creación de un Grupo de Investigación Operativa –que dirigiría él mismo– al que se incorporaron Magdalena Mouján Otaño, el ingeniero estructural Horacio C. Reggini y el ingeniero civil Isidoro Marín. Tras dos años de estudio e investigación en esta nueva disciplina, los componentes de grupo publicaron más de veinte trabajos teórico-prácticos, asesoraron a organismos del estado, e impartieron cursos y conferencias. Con su trabajo, los miembros de este equipo ayudaron a introducir la investigación operativa en Argentina.

Durante su trayectoria docente, Magdalena Mouján Otaño enseñó matemáticas y estadística en varias universidades públicas y privadas de Argentina, como la Universidad Católica de la Plata, la Universidad Nacional de Córdoba, la Universidad Nacional del Comahue o la Universidad Nacional de Luján.

En la década de los años 1960, Magdalena Mouján Otaño entró a formar parte de la Comisión Nacional de Energía Atómica y fue una de las primeras personas en trabajar con la computadora Clementina, ubicada en el Instituto de Cálculo dependiente de la Universidad de Buenos Aires. Parte de los cálculos realizados con ayuda de ese ordenador se utilizaron en la construcción del reactor RA1.

En 1966, tras el golpe de estado del general Juan Carlos Onganía, Magdalena abandonó temporalmente la docencia universitaria, a la que regresó posteriormente para dedicarse a las matemáticas y a sus cuentos de ciencia ficción.

Magdalena Mouján Otaño, escritora de ciencia ficción

Magdalena Mouján Otaño escribió varios relatos de ciencia ficción, y parece que lo hacía bastante bien. Por ejemplo, su historia Los huáqueros ganó el primer premio –compartido– en la II Convención de Ciencia Ficción de la República Argentina (Mardelcon) en 1968. Aquí nos centraremos en su relato Gu ta Gutarrak –Nosotros y los nuestros, en euskera– salpicado de numerosas anécdotas.

El abuelo materno de Magdalena, Pedro Mari Otaño (1857-1910), fue un famoso poeta, descendiente de una dinastía de bertsolaris, y natural de Zizurkil (Guipúzcoa). Por avatares de la vida, emigró a Argentina, falleciendo en Rosario en 1910.

El poeta escribió en 1899 el poema titulado Gu ta Gutarrak. En él se preguntaba –lejos del lugar en el que había nacido– sobre el origen del euskera y el pueblo vasco.

Zer da Euskera, nor da euskaldunak,
zeiñ, ta nongotarrak dira?
Galdezka daude atzerritarrak
alde ontara begira,
mundu gustyan bere berdiñik
ez duben Euskal errira.
Eziñ ikusi gaituste ondo,
irten gautezen argira,
iñork mantxarik sortu ez dezan
gure jatorri garbira.

Aviso del secuestro del no. 14 de “Nueva Dimensión”.

En 1968, Magdalena intentó responder a las preguntas planteadas en los versos de su abuelo, a través de un relato de ciencia ficción, con un fino sentido del humor. En este cuento –también titulado Gu ta Gutarrak– una familia vasca realiza un viaje en el tiempo para encontrar sus orígenes.

En 1970, el relato de Magdalena llegó a la revista española Nueva Dimensión, que intentó publicarlo en su número 14. A los pocos días, el Tribunal de Orden Público del régimen franquista ordenó la retirada de la revista, argumentando que el cuento Gu ta Gutarrak “atentaba directamente contra la unidad de España”. Domingo Santos, uno de los editores de la revista, narra profusamente la historia de este secuestro en la referencia [5].

La historia de esta familia vasca viajando al pasado para descubrir su procedencia fue traducida al francés, alemán, sueco, finlandés e inglés… y cien números después, en 1979, la revista Nueva Dimensión publicó de nuevo el relato, como recuerdo del secuestro de 1970, y como homenaje a la autora. En la referencia [6] se puede leer el cuento completo; Domingo Santos ha tenido la cortesía de marcar en rojo aquellas frases que “atentaban directamente contra la unidad de España”.

En esta divertida historia, uno de los hijos del protagonista –Xaviertxo, que es superdotado– se convierte en físico para “estudiar la estructura del continuo espacio-tiempo”. Sus conocimientos le permiten construir una máquina del tiempo –bautizada como Pimpilimpausa (mariposa, en euskera)– con la ayuda de su hermana pequeña –Malentxo– que inventa una nueva lógica, la necesaria para evitar las paradojas producidas por los saltos en el tiempo. Esta máquina supone “… la gran revolución en la física, algo mucho más importante que la relatividad, y que la teoría cuántica y la bomba atómica…”.

Si queréis saber cómo termina la historia, leed a Magdalena Mouján Otaño y su delicioso Gu ta Gutarrak.

Portadas de los números 14 y 114 de Nueva Dimensión (extraídas de Tebeosfera). Editorial del número 114 (extraída de [5]).

Magdalena falleció en Mar del Plata el 17 de julio de 2005. Siempre defendió, desde su Argentina natal, las tradiciones y la cultura vasca.

Referencias

  1. Claudia Carina Albarracín, “Gu ta Gutarrak (Nosotros y los nuestros)”, de Magdalena Mouján Otaño: transculturación y neoculturación, VII Congreso Nacional de Hispanistas: Hispanismo: Discursos culturales, identidad y memoria, Vol II, 119-125, 2006
  2. Carlos Domingo, Construcción, uso y reforma del Reactor Argentino 1 (RA1), 2005
  3. Isidoro Marín, Investigación Operativa en Argentina, Investigación Operativa no. 38 (2015) 2-17
  4. Uxune Martinez, Magdalena Mouján (1926-2005): Argentinako matematikari gutarra, Zientzia Kaiera, 26 diciembre 2014
  5. Domingo Santos, Gu ta Gutarrak – Nosotros y los nuestros. Un homenaje a Magdalena Mouján Otaño, BEM Online, 19 julio 2010
  6. Magdalena Mouján Otaño, Gu ta Gutarrak, BEM Online, 19 julio 2010

Nota

Quería dar las gracias a mi amigo Francisco J. Arrillaga por haberme enviado el artículo de Domingo Santos (referencia [5]) y haberme “presentado” a Magdalena Mouján Otaño. Gracias también a Joan Manel Ortiz, coordinador de BEM por la detectar y corregir un error. Gracias.

Sobre la autora

Marta Macho Stadler es doctora en matemáticas, profesora del Departamento de Matemáticas de la UPV/EHU y colaboradora en ::ZTFNews y la Cátedra de Cultura Científica de la UPV/EHU.

3 Comentarios

Comenta

Clarillosaurus

Estoy llevando a cabo una investigación sobre la revista Mundo Atómico, editada durante 1950 y 1955. Y me encontré con dos artículos escritos por ella para la publicación, en sus números 7 y 9. Es, prácticamente, la única autora mujer de artículos científicos en esa revista pionera de la divulgación científica editada en la Argentina. Increíble biografía para destacar y poner en valor en algún apartado de mi trabajo. Gracias enormes por la labor de rescate de recorridos profesionales y de vida como el de Magdalena realizada en esta página.

Marta Macho StadlerMarta Macho Stadler

Muchas gracias por el comentario y la información.
Saludos cordiales,
Marta (editora)

Deja un comentario

Obligatorio

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>