Las universidades inglesas y las bajas de maternidad

Categorías

Vera Troeger,  profesora de economía en la Universidad de Warwick, y Mariaelisa Epifanio, de la Universidad de Liverpool, han realizado un estudio que prueba que las Universidades que dan mejores permisos de maternidad tienen más capacidad para mantener a las mujeres más cualificadas con mejores sueldos.

Vera Troeger y Mariaelisa Epifanio.

En el Reino Unido, la ley obliga a un mínimo de seis semanas de baja maternal recibiendo el 90% del salario semanal y contempla el derecho a extender dicho permiso hasta las treinta y tres semanas con un paga de 141 libras semanales que el empleador puede suplementar.

Vera Troeger señala en el artículo, en el que presenta el estudio, que muchas empresas privadas dan mejores condiciones laborales a sus empleadas que las Universidades, a pesar de la fama de éstas últimas como más liberales y comprometidas socialmente.

El sector privado entiende ahora que si quieres mantener a las mujeres cualificadas en tu empresa ésta es la manera de conseguirlo.

Otra de las conclusiones del estudio es que las grandes diferencias entre las Universidades con respecto a las bajas maternales no están asociadas a sus ingresos.  Las universidades con mayor actividad investigadora son las que ofrecen mejores permisos mientras que las que dedican menos recursos a la investigación y tienen más personal trabajando en humanidades ofrecen peores condiciones. Las Universidades con menores ratios alumnado/personal también tienden a ser más generosas en sus permisos de maternidad.

Troeger cree que las universidades que ponen mayor empeño en la investigación tienen a ser más exigentes en la selección de personal; esto es, buscan a los y las mejores y por tanto hacen esfuerzos por mantenerlos en su institución intentando ofrecerles las mejores condiciones laborales.

Según el estudio, siete universidades ofrecen hasta veintiséis semanas de baja maternal extra con una paga mayor que la obligada por la Ley. Entre ellas está la Universidad de Oxford.  Cambridge, por ejemplo, ofrece dieciocho semanas de baja maternal a su personal fijo.

La conclusión del estudio es que a mejores condiciones en el permiso de maternidad, tanto en tiempo como en remuneración, mayor es la presencia de mujeres entre el personal universitario. Además ese personal está más cualificado porque no interrumpe su carrera investigadora o docente y por tanto acumula experiencia y conocimiento siendo así más probable que más mujeres alcancen puestos de mayor responsabilidad dentro de la Universidad evitando así que la presencia femenina disminuya en los puestos de poder.

BBC Radio 4: Women’s Hour.

Que mejores bajas maternales implican más presencia femenina no creo que haya sorprendido a nadie. Esta conclusión no descubre nada nuevo, al fin y al cabo, los permisos de maternidad/paternidad son “condiciones laborales”. En la búsqueda y mantenimiento de un trabajo no todo se reduce al sueldo. Hay otras condiciones a valorar: el horario, el lugar de trabajo, las vacaciones, la estabilidad de un turno, la propia naturaleza de la labor a realizar, el equipo, etc. En la búsqueda y mantenimiento de un trabajo, todos los trabajadores, en la medida de las posibilidades existentes en el mercado de trabajo, en su sector y dependiendo de su currículum, buscan empleos en los que esas condiciones laborales sean las mejores posibles. Por lo tanto, unos mejores permisos de maternidad/paternidad serán valorados como condiciones favorables y por lo tanto perseguidas por todos los trabajadores.

Un momento, he dicho ¿todos los trabajadores? Pues no. Esta misma investigación ha descubierto que “no existe relación entre los permisos de maternidad/paternidad y las oportunidades laborales para los hombres en las universidades”

¿Qué quiere decir esto? Pues algo que todos sabemos, el verdadero meollo de la cuestión. Cuando los hombres buscan un trabajo o piensan en cambiarse no valoran entre las condiciones laborales el permiso paternal en caso de tener hijos. ¿Por qué? Pues porque ya sea consciente o inconscientemente creen que en caso de tener hijos, esa circunstancia importante, feliz casi siempre y permanente, interferirá poco o muy poco en su labor profesional. ¿Por qué? Porque probablemente sea su pareja la que deje de trabajar, temporal o permanentemente, para atender a los hijos comunes. Y esto nos lleva otra vez a la obviedad de que, por tanto, los permisos de maternidad con mejores condiciones tanto temporales como de remuneración favorecen la permanencia de mujeres en el trabajo porque son ellas las que concilian.

Si los permisos de maternidad/paternidad tuvieran la misma duración, el mismo sueldo y fueran obligatorios para ambos progenitores es posible que las diferencias tanto salariales como en oportunidades entre hombres y mujeres desaparecieran.

Ojalá pronto sea posible hacer un estudio investigando esta posibilidad.

Referencias

Sobre la autora

Ana Ribera (Molinos), historiadora con 16 años de experiencia en el mundo de la televisión. Autora de los blogs: Cosas que (me) pasan y Pisando Charcos.

1 Comentario

Comenta

Deja un comentario

Obligatorio

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>