Mary Whiton Calkins (1863-1930): brillante doctora sin tesis reconocida

Con cada año que vivo, con cada libro que leo, con cada observación que inicio o confirmo, estoy más profundamente convencida de que la psicología debería ser concebida como la ciencia del self, o persona, como relacionada con su entorno físico y social.

Mary Whiton Calkins

Con el paso del tiempo vamos acumulando experiencias y vivencias. Algunas de esas vivencias pueden resultar un preciado tesoro o quizás, una pesada piedra que llevamos a cuestas a lo largo de la vida. Estas experiencias moldean nuestra personalidad y definen lo que somos. Al fin y al cabo, somos un compendio de vivencias, emociones, percepciones y pensamientos. Eso es justamente lo que Mary Whiton Calkins investigó en el ámbito de la psicología, el “self” o la construcción de nuestro propio sujeto. Sigmund Freud hizo referencia al gran trabajo que hizo Mary Whiton Calkins en el ámbito de la psicología, campo en el que fue una pionera. Mary fue una investigadora brillante y tenaz. En 1895 defendió su tesis en la Universidad de Harvard y, en palabras de sus profesores, fue una de las mejores tesis realizadas y defendidas en aquel entonces en la universidad. Sin embargo, Harvard no le reconoció la labor y no le otorgó el doctorado, desoyendo las recomendaciones del tribunal.

Mary Whiton Calkins nació en Connecticut en 1863 en el seno de una familia de posición media. Fue la mayor de cinco hermanos, de cuyo cuidado se tuvo que hacer cargo debido a la larga enfermedad de su madre. Aunque se hizo cargo de sus hermanas y hermanos, su padre, ministro evangélico, la animó a que estudiara y aprendiera idiomas. Aprendió griego, francés y alemán y cursó estudios de cultura clásica y filosofía en el Smith College de Massachuseets. Los colleges de aquella época fueron, en su gran mayoría, centros experimentales de formación superior para las mujeres, que tenían cerradas las puertas de la universidades. Una vez finalizados sus estudios, le ofrecieron una plaza de profesora de griego en el Wellesley College. En 1890 se creó una nueva plaza de psicología experimental en el college, plaza que le ofrecieron a Mary y que aceptó con el compromiso de formarse durante un año en el campo de la psicología.

La formación que necesitaba Mary la impartían tanto la Universidad de Harvard como la de Clark. Ambas disponían de laboratorios experimentales y estudios de posgrado. A esto se le añadía el hecho de que ambas estaban cerca de su hogar y le permitiría seguir cuidando de su familia. Sin embargo, contaban con un pequeño impedimento, no permitían la presencia de mujeres en sus aulas.

imagen 1 Mary_Whiton_Calkins
Mary Whiton Calkins

Mary Whiton Calkins logró ingresar en Harvard con mucho esfuerzo y de una manera un tanto peculiar. Fue admitida de manera no oficial dentro dentro del programa suplementario de formación, al que denominaban “Anexo de Harvard”. El anexo era un programa universitario no oficial de enseñanza no formal que se creó en 1879 debido a la demanda de mujeres que solicitaban cursar estudios en Harvard. Este programa ofrecía formación a aquellas mujeres mediante un sistema de clases particulares de los propios profesores titulares de Harvard. Éstos repetían la materia que ofrecían a sus alumnos oficiales en clase, complementaban sus sueldos de profesores universitarios y, por otro lado, la institución universitaria evitaba la presencia de mujeres en sus aulas.

Mary fue aceptada en las clases del filósofo y psicólogo Josiah Royce. Además, fue invitada por el profesor a que acudiera a las clases de doctorado que impartía en aquel entonces junto con el profesor William James. Los responsables de Harvard no aceptaron aquello, ya que suponía la presencia de una mujer en las aulas. El centro donde Mary impartía clases, el Wellesley College, y su propio padre, que era un renombrado sacerdote,  intercedieron ante la universidad para que declinaran su negativa, y al final, Harvard admitió la presencia de Mary durante un año de manera no oficial, como estudiante especial o mera oyente. En 1890 le concedieron autorización para asistir gratuítamente durante un año a los seminarios que ofrecía William James sobre psicología fisiológica. Cuando acudió a clase, sus compañeros, todos varones, dejaron de asistir a clase como protesta por la presencia de una mujer en ella. Este hecho brindó una oportunidad que Mary aprovechó con tenacidad. El ser la única alumna del seminario hizo que conociera en profundidad el trabajo de James y le aportó una atención personalizada.

imagen 2 Mary_Whiton_Calkins
Mary Whiton Calkins puso en marcha el primer laboratorio de psicología experimental en el Wellesley College en 1891.

A finales de 1891, una vez finalizados sus estudios, volvió al Wellesley College y puso en marcha el primer laboratorio de psicología experimental en el centro, dando inicio a sus clases sobre psicología. Mary fue una mujer para la cual la formación era algo fundamental y en 1893, viendo que necesitaba ampliar sus conocimientos, decidió continuar estudiando. Ese mismo año pidió permiso para ingresar, una vez más, en Harvard y acudir a las clases del psicólogo Hugo Münsterberg que se trasladaba a la universidad desde Alemania. Harvard aceptó su presencia como oyente. Sin embargo, el profesor Münsterberg quien había trabajado con mujeres en su laboratorio de Alemania, trató a Mary como un alumno más y trabajó con ella durante tres años. Mientras se formaba, Mary continuaba dando clases en el college.

En 1894, Hugo Münsterberg escribió una carta a la dirección de Harvard para preguntarle si había posibilidades de inscribir a Mary como alumna del programa de doctorado. El profesor señalaba en la misiva que Mary era sin lugar a dudas la mejor alumna del laboratorio, que sus artículos eran superiores a los de los alumnos oficiales del programa y que en la práctica, era una de las mejoras profesoras de psicología de Estados Unidos. En palabras del profesor, “sería todo un honor para el Departamento de Filosofía de Harvard contar con la presencia de una investigadora como Mary W. Calkins”. Münsterberg recibió un rotundo “no” en respuesta a su pregunta.

Sin embargo, en la primavera de 1895 Mary Whiton Calkins presentó su tesis “An Experimental Research on the Association of Ideas” en su departamento. Realizó una defensa ante un tribunal, similar a la que hacían los alumnos oficiales, cumpliendo con todos y cada uno de los requisitos habituales, pero no fue considerada como oficial. El tribunal alabó la labor de Mary de manera unánime. Ensalzaron el trabajo de investigación realizado, su presentación y defensa, y concluyeron diciendo, en palabras del profesor William James, que era el mejor trabajo y el más elaborado que se había presentado hasta aquel entonces en Harvard. A pesar de todo ello, Harvard no reconoció su trabajo y se negó a concederle el título de doctor a Mary W. Calkins.

Mary murió en 1930 sin que la universidad reconociera su labor, desoyendo las diversas peticiones que realizaron psicólogos de renombre graduados en Harvard. En todos los casos, los responsables de la entidad no encontraban razones suficientes para dar validez y reconocer la tesis doctoral de Calkins. De hecho, no fue hasta 1963, 68 años más tarde de la defensa de su tesis, cuando Harvard reconoció la labor de las mujeres que habían cursado estudios en la universidad y dio el título de doctora a Mary Whiton Calkins. Mary siguió impartiendo clases en el Wellesley College hasta su jubilación en 1912 y trabajó en el campo de las psicología experimental y también en el de la psicología social, centrándose en el estudio del “self”, por lo que es conocida, entre otras muchas cosas.

Mary explicó y diseñó la técnica de los pares asociados, que consiste en asociar dos elementos para recordar uno con mayor facilidad. Por ejemplo, asociar un color vivo a un número concreto y de esta manera recordar éste con facilidad. Trabajó principalmente en cuatro campos: la asociación de ideas, el elemento psíquico, los elementos de la experiencia y la psicología del “self”. Escribió artículos, editó cuatro libros, fue la primera mujer en presidir la American Psychological Association (APA) en 1905 y también presidió la American Philosophical Association en 1918, logro que sólo han conseguido a lo largo de la historia otras dos personas, William James y John Dewey.

Referencias

1. García Daude, Silvia (2005):  Mary Whiton Calkins: La Psicología como ciencia del Self, Athenea Digital, no. 8, 1–28

2. Parodi, Estela (2009): Mary Whiton Calkins: psicóloga a pesar del rechazo. La capital, edición impresa

3. UNED (2012): Diccionario biográfico de historia de la Psicología: Mary Whiton Calkins

4. Wikipedia: Mary Whiton Calkins

Sobre el artículo original

Este artículo fue publicado en euskara bajo el  título de Mary Whiton Calkins (1863-1930): titulurik gabeko doktorea el 31 de octubre de 2014 en la sección Emakumeak zientzian del blog Zientzia Kaiera

Un especial agradecimiento a la autora del artículo por traducirlo y permitir su reproducción en Mujeres con ciencia.

Sobre la autora

Uxune Martinez Mazaga es licenciada en sociología, posgraduada en gestión de recursos y comunicación. Es responsable de la base de datos de la comunidad científica vasca Inguma y colabora con la Cátedra de Cultura Científica de la UPV/EHU en el blog Zientzia Kaiera.

Deja un comentario

Obligatorio

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>