Florence Bascom: “La geóloga pionera”

florence_bascom2 Según el diccionario de la RAE en una de sus acepciones, una “pionera” es una “mujer que da los primeros pasos en una actividad humana”. Si en vez de en la RAE buscásemos la definición de “pionera” en cualquier libro de geología, esa definición llevaría sin duda un nombre: Florence Bascom.

La primera mujer doctora por la Johns Hopkins University, la primera contratada por el United States Geological Survey (USGS), la primera en presentar un artículo de investigación en la Geological Society of Washington, la segunda mujer miembro del Geological Society of America (GSA) pero la primera que formó parte su Consejo y fue directiva (vicepresidenta) de esa misma asociación. La primera en todo. En definitiva: una pionera.

Florence Bascom nació el 14 de julio de 1862 en Williamstown, Massachusetts. Hija de un profesor de oratoria y retórica del Williams College y de una profesora de escuela sufragista, sus padres la animaron a estudiar desde pequeña.

En 1887 Florence se matriculó en la Universidad de Wisconsin, entidad presidida por su padre. Aunque el señor Bascom era un firme defensor de la igualdad entre hombres y mujeres, la Universidad de Wisconsin no era, al igual que el resto de las universidades norteamericanas de la época, un oasis de igualdad. Su hija tenía acceso limitado a la biblioteca y al gimnasio e incluso había clases a las que no podía acceder si se encontraban llenas de hombres. Aún así, Florence Bascom obtuvo su Grado en Arte y Letras en 1882 y su Grado en Ciencias dos años más tarde. En 1887 consiguió su Máster en Geología.

No contenta sólo con el máster, en 1890 aplicó para seguir sus estudios de geología en la Johns Hopkins University. Después de siete meses de espera fue informada de que podría atender las clases que quisiera, pero que no podría ser alumna oficialmente. En 1892 Florence volvió a intentar inscribirse en la misma universidad, esta vez con éxito, aunque la aceptación se mantuvo en secreto. De hecho, recibía sus clases detrás de una pantalla para no molestar al resto de estudiantes varones. Finalmente, Florence Bascom obtuvo su Doctorado en Geología en 1893. Fue la segunda mujer en obtener tal reconocimiento, ya que la primera fue Mary Emilee Holmes, doctorada por la Universidad de Michigan en 1888. La tesis doctoral de Florence la convirtió en una afamada geóloga y tuvo (y tiene) mucha influencia en la geología moderna. Demostró petrográficamente que rocas que se creían sedimentarias eran realmente flujos de lava metamorfizados. Estos estudios eran novedosos no sólo por el descubrimiento realizado sino también por las técnicas aplicadas. La calidad de la disertación hizo que Florence fuera la segunda mujer elegida miembro del Geological Society of America (GSA) después de Mary Emilee Holmes (1894). Posteriormente se convertiría en miembro del Consejo (1924) y vicepresidenta de la asociación (1930).

Florence Bascom se convirtió en una experta en cristalografía, mineralogía y petrografía. Los ilustres profesores que tuvo a lo largo de su carrera contribuyeron a ello: Roland Duer Irving y Charles Van Hise, expertos en cristalografía de la Universidad de Wisconsin y miembros de la USGS, la alentaron a seguir estudiando geología; George Huntington Williams, el denominado padre de la petrografía americana, fue su responsable de tesis en la Johns Hopkins University; y Victor Goldschmidt, de la Universidad de Heidelberg, considerado uno de los fundadores de la geoquímica moderna y la cristaloquímica, la acogió para estudiar cristalografía avanzada una vez acabó su doctorado.

Aunque trabajó como editora asociada del American Geologist entre 1865 y 1905, la vida de Florence Bascom se centró en dos aspectos fundamentales: la de educadora y la de investigadora.

Su faceta como profesora comenzó incluso antes de finalizar su tesis doctoral. Durante ese período impartió cursos cortos en el Hampton Institute for Negroes and American Indians (1884-1885), en el Rockfold College (1887-1889) y en la Ohio State University (1893-1895). Posteriormente, en 1895, fue contratada por el Bryn Mawr College (una universidad femenina) donde fundó el Departamento de Geología. Con los años, este departamento llegó a poseer una estupenda colección de minerales, rocas y fósiles. Trabajó como profesora en esta entidad hasta 1928 y formó a las que serían algunas de las grandes profesionales de la geología del principio del siglo XX: la geóloga Katherine Fowler Billings, las petrólogas Anna Jones Stose y Eleanora Bliss Knopf, la cristalógrafa Mary Porter, la paleontóloga Julia Gardner, la geomorfologista Ida Ogilvie y un largo etcétera de mujeres.

Su faceta como investigadora avanzó de forma exponencial después de convertirse en la primera mujer contratada como asistente de geología por la United States Geological Survey (USGS) en 1896. Posteriormente sería ascendida a geóloga. Los trabajos de campo y laboratorio llevados a cabo para la USGS la convirtieron en la mayor autoridad de Estados Unidos en la geomorfología de las rocas cristalinas del Mid-Atlantic Piedmot, una región geológica caracterizada por sus rocas metamórficas e ígneas localizada entre los montes Apalaches y la Planicie Costera del Atlántico. De estos trabajos derivaron más de cuarenta publicaciones. Fue la primera mujer en presentar un artículo ante la Geological Society of Washinton en 1901. Otros estudios sobre la formación de los montes Apalaches y la geomorfología de otras zonas de Estados Unidos la encumbraron aún más. Tal fue su fama que la primera edición del American Men of Science la nombró geóloga cuatro estrellas en su primera edición de 1906. Esto significaba que Florence estaba considerada por sus colegas como la cuarta mejor profesional de una lista de cien geólogos de Estados Unidos. Trabajó como investigadora de campo del USGS hasta 1936.

Florence Bascom murió el 18 de junio de 1945, a los 83 años de edad, en su ciudad natal.

Florence Bascom, lago Yellowstone (Wyoming, EE. UU.), 1915. Sophia Smith Collection, Smith College.

Profesora comprometida. Investigadora respetada y admirada. Editora. Pionera. Son muchas las palabras que podrían describir a Florence Bascom. Aunque, según sus propias palabras, la que mejor podría definirla es la de orgullosa profesora de futuras figuras femeninas de la geología:

Siempre he afirmado que no hay ningún mérito en ser único en una especie… estoy absolutamente orgullosa de que algunos de los mejores trabajos en geología hechos actualmente por mujeres, trabajos que compiten con los hechos por hombres, los han realizado mis alumnas, mujeres jóvenes y notables que serán un crédito para la geología.

Florence Bascom

Referencias

Sobre la autora

Aitziber Lopez (@lopez_aitzi) es doctora en química por la UPV/EHU.

Deja un comentario

Obligatorio

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>