Cicely Saunders: “Importas porque eres tú, hasta el último momento de tu vida”

foto_1

Cicely Saunders.

Un escritor dijo una vez que nuestra sociedad vive de espaldas a la parca. La muerte es lo que les pasa a otros. No queremos saber nada de ella, ni nos preparamos para lo único que sabemos con certeza que nos ocurrirá en algún momento. A lo que sí tememos es al dolor, a la soledad, al sufrimiento de los días, las semanas o los meses previos…

La evolución de los centros para tratar a personas enfermas terminales con cuidados paliativos modernos comenzó, como tantas otras cosas, en Inglaterra, con Cicely Saunders.

Al igual que Florence Nightingale transformó la enfermería y los hospitales al darse cuenta de las insuficiencias que sufrían los soldados durante la guerra de Crimea, Cicely Saunders fue consciente de las carencias en los cuidados hospitalarios que experimentaban los pacientes incurables antes de morir.

Su convicción puede resumirse en la frase que recoge en su obituario en la revista Pain: “Usted importa por lo que usted es. Usted importa hasta el último momento de su vida y haremos todo lo que esté a nuestro alcance, no sólo para que muera de manera pacífica, sino también para que, mientras viva, lo haga con dignidad”.

Este pensamiento le llevó a convertirse en una ferviente defensora de la muerte digna, y a oponerse a la eutanasia con el argumento de que la muerte puede ser una experiencia positiva a la que todos tenemos derecho.

Cicely Saunders nació el 22 de junio de 1918 en Barnet, Hertfordshire, Inglaterra. Aunque sus planes eran estudiar en la universidad de Oxford, su examen de acceso, que no fue muy bueno, se lo impidió, por lo que centró su carrera en el trabajo social y la enfermería.

En plena Segunda Guerra Mundial se unió a la Escuela de Entrenamiento Nightingale para formarse como enfermera de la Cruz Roja y más tarde empezó sus prácticas en varios hospitales psiquiátricos de Londres donde pasó por consultas y salas médicas, quirúrgicas, infantiles y ginecológicas en el hospital Park Prewett hasta que, en 1944, regresó al St. Anne’s College debido a una lesión en la espalda, tras lo que obtuvo su título de trabajadora social.

Debido a la escasa influencia de las enfermeras o las trabajadoras sociales sobre los pacientes, decidió empezar, a los 33 años, sus estudios de medicina, título que obtuvo en 1957 junto con una beca para estudiar el tratamiento del dolor en enfermos terminales.

foto_2

Cicely Saunders junto a una enferma en el St. Christopher’s Hospice.

A partir de sus experiencias en los diversos hospitales en los que trabajó y del resultado de sus investigaciones desarrolló la “Teoría del Dolor Total”. Según Saunders, el dolor que experimenta un paciente en fase terminal va más allá del dolor físico y, quien le cuida, debe tener en cuenta igualmente aspectos sociales, emocionales o espirituales: “La experiencia total del paciente comprende la ansiedad, la depresión y el miedo; la preocupación por la pena que afligirá a su familia; y a menudo la necesidad de encontrar un sentido a la situación, una realidad más profunda en la que confiar”.

Para ello, desarrolló su método paliativo que se basaba en la sedación continua de los pacientes con morfina administrada por vía oral, que les permitía continuar estables y conscientes con una razonable calidad de vida, en lugar de sedarles completamente con cada aumento del dolor.

Fue la primera especialista que abordó los momentos previos a la muerte en enfermos terminales de manera global, e inició el “Movimiento Hospice”, que posteriormente se extendió por todo el mundo, desde el St. Christopher´s Hospice de Londres, un hospital con 100 camas exclusivo para pacientes con cáncer.

Dejó varias obras sobre cuidados paliativos. Por ellas y por su trabajo recibió varios reconocimientos, entre ellos, el Conrad N. Hilton Humanitarian Prize, un premio que reconoce la importancia de la ciencia y la humanidad para tratar a los pacientes. No por casualidad un observador describió su trabajo como una mezcla de compasión y ciencia.

En 2002 constituyó la Cicely Saunders Foundation para promover la investigación en cuidados paliativos.

Entre los reconocimientos que recibió está el título de Dama del Imperio Británico.

Cicely Saunders murió el 14 de julio de 2005, a los 87 años, de cáncer de mama, en su habitación del St. Christopher’s Hospice, el hospital que fundó, atendida con los mismos tratamientos que ella misma comenzó.

Sobre los autores

Colaboración realizada por Javier San Martín @SanMartinFJ e Izaskun Lekuona @IzaskunLekuona para el blog Mujeres con Ciencia.

1 Comentario

Comenta

[…] Cicely Saunders. Un escritor dijo una vez que nuestra sociedad vive de espaldas a la parca. La muerte es lo que les pasa a otros. No queremos saber nada de ella, ni nos preparamos para lo único que sabemos con certeza que nos ocurrirá en algún  […]

Deja un comentario

Obligatorio

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>