Emma Bardán, pionera en la oceanografía española

Vidas científicas

Hoy vamos a rescatar del olvido a una de las científicas más importantes del siglo pasado en España: Emma Bardán. Esta madrileña fue pionera en la oceanografía participando en el nacimiento y el desarrollo de esta ciencia de comienzos del siglo XX.

Emma Bardán. Fuente: RTVE.

Nacieron una ciencia y una científica

En 1914 –Edad de Plata de la Cultura y la Ciencia españolas– se creó el Instituto Español de Oceanografía (IEO). El IEO –que a día de hoy sigue en funcionamiento– fue una de las primeras entidades que comenzó a estudiar los mares que rodean la península ibérica.

Por aquel entonces también nació Bardán (1898-1992). Nuestra protagonista fue hija de María Mateu, activista que formó parte de la Asociación Nacional de Mujeres Españolas (ANME), cuna de la Asociación Universitaria Femenina. Su madre fue una gran influencia tanto para Emma como para sus seis hermanas y hermanos. Por ejemplo, gracias a la labor de María y otras mujeres, todas las hermanas de Anna, incluida ella, pudieron comenzar una carrera universitaria a partir del 1910, año en el que las mujeres fueron admitidas en la universidad.

En el caso de Emma, En 1917 comenzó a estudiar Ciencias Naturales en la Facultad de Ciencias de la Universidad Central de Madrid. En su segundo año contactó con el IEO para hacer un curso práctico del estudio del plancton que compaginó con sus estudios. Más tarde también participaría en el curso de Biología Animal ofrecido por el Museo Nacional de Ciencias Naturales. Y acabada su licenciatura, comenzó su doctorado como alumna interna del IEO.

Logotipo IEO.
Se especializó en la química del mar entre 1923 y el 1924, conociendo así las metodologías más punteras para la determinación de los parámetros fisicoquímicos del agua de mar (temperatura, salinidad, densidad, oxígeno disuelto, etc.). Realizó su primera prospección en la bahía de Málaga –prácticamente un lugar inexplorado para la ciencia– donde analizó la densidad del agua.

No dejaría atrás Málaga, ya que en 1926 opositó y consiguió el puesto de ayudante de laboratorio en la IEO de esta misma ciudad. Allí conoció al que iba ser su marido y compañero de trabajo de por vida el director Luis Bellón. Y la primera campaña como funcionaria la hizo con el buque de investigación Príncipe Alberto de Mónaco, participando después en una prospección del Golfo de Vizcaya.

Etapa en Gran Canaria

En 1928 se casó con Luis y los dos fueron trasladados al recién creado Laboratorio Oceanográfico de las Palmas de Gran Canaria, donde pasarían los siguientes 7 años. Su trabajo consistió en el estudio fisicoquímico del fondo marino y de las especies de interés pesquero; de hecho, fueron los primeros en poner en marcha el plan para la toma periódica de los datos oceanográficos. Durante su estancia publicaron numerosos artículos sobre las características de la bahía de las Palmas y también de los peces de interés, incluyendo a los túnidos o los elasmobranquios.

Lamentablemente, en 1935 la crisis económica obligó al cierre del laboratorio y tuvieron que regresar al centro de Málaga. Al volver tampoco tuvieron mucha suerte, ya que estalló la Guerra Civil, que paralizó el trabajo del IEO. Y hasta finales de la Segunda Guerra Mundial en 1945 no se retomaron las relaciones internacionales oceanográficas.

De vuelta a Málaga

Durante la década de 1940 Bardán se convirtió en toda una experta nacional en pesquerías, y además, fue la primera mujer en estudiar las especies de peces del mar de Alborán. Se centró en la biología pesquera de la sardina, una de las especies pelágicas más abundantes de la zona. Fue una pieza clave para la pesca de la ciudad de Málaga, quinto puerto de descarga de pescado del país. Bardán publicó numerosos artículos y fue pionera a nivel internacional al ser nombrada representante de España para el grupo Técnico de estudio de la sardina del ICES (Consejo Internacional para la Exploración del Mar).

Su última etapa en Madrid

En 1954 murió Luis Bellón y Emma se trasladó a la sede central del IEO en Madrid. Su labor en aquella última etapa consistió en editar las publicaciones científicas y organizar los datos de todas las campañas oceanográficas. Se jubiló en 1969 y falleció en su ciudad natal en 1992.

Rendirle homenaje

Miramos hacia atrás y vemos que Emma Bardán fue toda una pionera; sin ella el desarrollo de la oceanografía en España no sería el mismo. Y por esa razón, Bardán no puede quedar en el olvido, debemos rendirle homenaje de alguna manera. Así lo hizo, por ejemplo, la Secretaría General de Pesca Marítima de España cuando en 2006 bautizó con el nombre de esta gran oceanógrafa al nuevo buque de investigación oceanográfica construido por los Astilleros M. Cies. Este barco, todavía operativo, cartografía el fondo marino y obtiene los datos pesqueros y oceanográficos españoles.

Referencias

Sobre la autora

Maialen Muniozguren Puertas es graduada en geología por la UPV/EHU, ha realizado el Máster de Cultura Científica de la UPNA y la UPV/EHU y es divulgadora en el Flysch de Zumaia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. .