Raye Jean Montague, pionera del diseño de buques por ordenador

Vidas científicas

La afroamericana Raye Jean Montague (1935-2018) creó el primer sistema de diseño por ordenador de buques militares, cambiando así, de manera radical, la forma de fabricarlos y utilizarlos. Forma parte de un amplio grupo de mujeres negras que desde los años 30 del siglo pasado llevaron a cabo trabajos de gran complejidad técnica para el gobierno de los Estados Unidos, siendo siempre invisibles al público.

Raye Montague (2017).

Raye Jordan nació el 21 de enero de 1935 en Little Rock, capital del estado de Arkansas, EE. UU. Sus padres eran Rayford Jordan y Flossie Graves Jordan, quien desde joven insistió en que su hija interiorizase que, a pesar de los tres grandes prejuicios a los que tendría que enfrentarse en la vida –ser mujer, ser negra y haberse educado en centros segregados–, ella podría conseguir lo que se propusiera.

Con siete años, en plena Segunda Guerra Mundial, Raye acompañó a su abuelo a ver un submarino alemán que había sido capturado frente a la costa de las Islas Carolinas y estaba siendo mostrado a lo ancho y largo del país. La niña quedó fascinada con lo que vio allí dentro, y preguntó a uno de los presentes qué tendría que saber ella para poder hacer algo como aquello. Él respondió: “Tendrías que ser ingeniero, pero no es algo de lo que debas preocuparte”. En otras palabras, lo que le dijo fue que una niña negra nunca podría llegar a ser ingeniera. “En aquel momento no me percaté de que me estaba insultando”, reconocería Raye, años más tarde. Durante toda su infancia, la niña Raye fue ridiculizada constantemente por decir que quería ser ingeniera.

Tras finalizar sus estudios preuniversitarios en Merril High School en 1952, Raye quiso matricularse en ingeniería, pero por aquel entonces ninguna universidad del estado otorgaba tal título a mujeres afroamericanas. La joven tuvo que conformarse con una de las pocas carreras que le eran permitidas: ciencias empresariales. Se graduó en 1956 en la que hoy se conoce como University of Arkansas at Pine Bluff.

Raye se casaría tres veces a lo largo de su vida: con Weldon A. Means, en 1955; con David H. Montague, en 1965; con James Parrott, en 1973. Después de divorciarse de Parrott, volvió a usar el apellido de Montague, el mismo que tenía su único hijo, David R. Montague.

Superando barreras en la Marina

Fiel a su voluntad de llegar a ser ingeniera, nada más graduarse se mudó a Washington, donde consiguió un empleo como mecanógrafa en el Canal de ensayos David Taylor de la Marina. Su intención era ir ascendiendo poco a poco en el escalafón de la Armada. Desde su escritorio observaba a los ingenieros operar un ordenador UNIVAC I, la primera computadora comercial fabricada en EE. UU. Un día en el que todos los ingenieros estaban enfermos, Raye se lanzó a manipularlo, y lo hizo a la perfección. Así comenzó a hacerse sitio en un mundo dominado por hombres que no dudaron en obstaculizarle el camino.

Estudió programación por las noches y fue ascendida a operadora de sistemas informáticos digitales, y posteriormente nombrada analista de sistemas informáticos en el Centro de Ingeniería Naval. Más tarde desempeñaría el cargo de directora de programas del Programa Integrado de Diseño, Fabricación y Mantenimiento de NAVSEA (Naval Sea Systems Command). Posteriormente fue jefa de la división de programas CAD/CAM, y por último gerente adjunta, en 1984, en el Programa de Mejora de Programas Informáticos, convirtiéndose así en la primera mujer gerente de programas navales en la historia de la Marina estadounidense.

Raye Montague (hacia 1970).

Su logro más notable

La carrera de Montague en la Marina abarcó el desarrollo de tecnologías informáticas diversas, desde UNIVAC I hasta las computadoras modernas. Revisó con éxito el primer sistema automatizado para seleccionar e imprimir las especificaciones de los barcos.

A principios de la década de 1970, encargaron a su departamento la creación de un programa informático para diseñar buques. Les otorgaron seis meses de plazo, omitiendo que otros departamentos llevaban años intentándolo, sin éxito. Raye concluyó rápidamente que, para poder generar tal programa, tendrían que reconfigurar desde cero cualquier ordenador de la Armada. Trabajaron noche y día para conseguirlo, y cumplieron así con el irreal plazo establecido.

Cuando el presidente Nixon supo de este avance, y dado que quería que la Marina construyese buques más rápidamente, solicitó que el equipo desarrollase un borrador de las formas de un buque de guerra ya existente, las fragatas de la clase Oliver Hazard Perry. Les otorgó personal y presupuesto ilimitado para crear en un mes lo que normalmente hubiera tardado dos años en conseguirse. En menos de 19 horas, Raye y su equipo tenían un primer borrador para el primer buque de guerra diseñado por ordenador de la historia. De un modo nunca visto, Raye Montague había revolucionado para siempre el modo en que la Marina diseñaría sus buques y submarinos.

Posteriormente, Montague trabajó en el portaaviones USS Dwight D. Eisenhower (CVN-69) y en el primer buque de asalto con helicópteros (LHA) de la Armada. El último proyecto al que estuvo involucrada fue el submarino de clase Seawolf (SSN-21).

Montague se jubiló en 1990 tras 33 años de servicio en la Marina.

Reconocimiento público

Raye Montague. Arkansa’s Women Hall of Fame.

El diseño de buques por ordenador sirvió para que Montague recibiera, en 1972, el premio al servicio civil meritorio de la Marina de los EE. UU., el tercer premio honorífico más alto de la organización. También fue la primera mujer ingeniera profesional en recibir el premio de logros de la Society of Manufacturing Engineers en 1978 y el premio de la National Computer Graphics Association, por sus avances en gráficos por ordenador, en 1988. A pesar de no haber obtenido el título de ingeniera, Raye Montague fue reconocida como ingeniera de profesión en EE. UU. y Canadá, y también recibió una serie de otros honores de ramas militares, la industria y el mundo académico.

En 2006, después de cincuenta años viviendo en Washington, regresó a Arkansas y vivió en el oeste de Little Rock. En 2017, tras el éxito de la película Hidden Figures, basada en el libro homónimo de Margot Lee Shetterly, que narra la discriminación que tres matemáticas afroamericanas de la NASA sufrieron durante su carrera espacial, la Marina estadounidense reconoció a Raye como su propia figura oculta. También forma parte del Arkansa’s Women Hall of Fame desde 2018.

Su participación en proyectos comunitarios la mantuvo activa hasta el final de su vida. Raye Jean Montague, la mujer que jamás aceptó un no por respuesta, falleció de insuficiencia cardíaca congestiva el 9 de octubre de 2018, en su Little Rock natal, a los 83 años.

Referencias

Sobre la autora

Edurne Gaston Estanga es doctora en ciencia y tecnología de los alimentos. Actualmente se dedica a la gestión de proyectos en organizaciones que fomentan la difusión del conocimiento de la ciencia y la tecnología.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. .