Saniya Habboub, la médica libanesa cuyo futuro se decidió en un tren de Estambul a Beirut

Vidas científicas

Mi futuro se decidió probablemente en un tren de Estambul a Beirut, antes de que yo naciera. Mi madre, recién casada, estaba en uno de los compartimentos de mujeres, y allí vio a una mujer europea leyendo un periódico. La vista la impresionó tanto que esa misma noche le dijo a mi padre que si alguna vez Dios les daba una hija, ella quería que tuviera educación, para que supiera leer periódicos.

Saniya Habboub
Saniya Habboub.

Saniya Moustafa Habboub nació en 1901 en Beirut, en el seno de una familia musulmana. Era la hija de Moustafa Habboub, un comerciante de cuero libanés, y de Adla al-Jazairy, originaria de Turquía. Aunque su madre era analfabeta, admiraba a las mujeres educadas, e insistió en que la escolarización de Saniya fuera una prioridad.

Saniya asistió al American Junior College for Women, una de las primeras escuelas públicas para niñas del Líbano. Casada joven, a los 16 años, se vio obligada a abandonar sus estudios escolares. Pero su matrimonio duró poco, cansada por sus continuas desavenencias con su familia política, se divorció y volvió a inscribirse en la escuela.

Posteriormente siguió estudiando en la American University of Beirut (AUB).

En 1925, me convertí en una estudiante irregular en la Universidad Americana de Beirut (AUB), corriendo de clase en clase vistiendo mi velo de tres capas. Solía ​​ir a clase antes de que llegaran mis compañeros y me iba después de que se hubieran ido. No hablé con nadie más que con mis profesores. En Basta, donde vivía, la gente solía escupirme cuando me veía en la calle, y maldecían a mi padre y a mi madre por la impropia educación de su hija. Mis padres toleraron todo eso y siguieron enviándome a la escuela. Me dieron todo lo que necesitaba. Estaban decididos a educarme.

Saniya Habboub

El viaje para conseguir un título en medicina

En ese momento, la AUB no admitía a mujeres en su programa médico, así que Saniya tuvo que viajar a Estados Unidos para obtener un título de medicina.

El jueves 11 de agosto de 1926, mi barco partió de Beirut. El día que llegué a Marsella, me quité el velo en público por primera vez desde mi infancia. Fue una experiencia electrizante. Si me desnudara y saliera a la calle ahora, no sentiría lo que sentí entonces. La experiencia me sacudió mucho. Me sentí débil y casi me desmayo.

Saniya Habboub

Saniya terminó sus estudios de medicina en el Woman’s Medical College of Pennsylvania en mayo de 1931, fue la única persona graduada de origen árabe de la escuela y la primera mujer libanesa en lograrlo. Permaneció en Estados Unidos hasta 1933, para continuar su formación como especialista en ginecología y obstetricia.

Regresó al Líbano en 1933 y alquiló una pequeña clínica con cuatro habitaciones en Bab Edriss, era una clinica privada de ginecología y medicina general.

Los doodles de ‘mujeres con ciencia’.

Los clientes comenzaron a llegar antes de que tuviera tiempo de colgar las cortinas. Tuve tanto éxito que finalmente compré la clínica y el edificio en el que se encontraba.

Saniya Habboub

Un modelo para otras mujeres de su entorno

Al principio acudían personas a la clínica pensando que era solo una partera, aunque posteriormente fueron visitándola otras muchas personas de Basta. Además, Saniya ofrecía servicios gratuitos a mujeres que no podían pagar su tarifa.

La aceptación de mis servicios por parte de la sociedad de Basta tuvo tanto éxito, que alentó a otras chicas a buscar más educación y preferirla al matrimonio precoz.

Saniya Habboub

En 1936, Saniya se volvió a casar con Muhammad al-Naqqash, 12 años menor que ella, algo no muy bien considerado en esa época. Era un periodista que había ido a entrevistarla. Orgulloso de su esposa, nunca se interpuso en su trabajo y fue una de las personas que más la apoyó.

Saniya Habboub colaboró en varias asociaciones, fundamentalmente con la Cruz Roja libanesa.

En 1982 fue galardonada con la «Medalla al Mérito de la Salud» del gobierno libanés, conmemorando sus cincuenta años de ejercicio médico. También recibió la Orden Nacional del Cedro, la más alta distinción del Líbano.

Falleció en 1983, a la edad de 82 años.

Educación y determinación: estas son las claves del progreso de las mujeres.

Saniya Habboub

Referencias

Sobre la autora

Marta Macho Stadler es doctora en matemáticas, profesora del Departamento de Matemáticas de la UPV/EHU y colaboradora en ::ZTFNews y la Cátedra de Cultura Científica de la UPV/EHU.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. .