Kamal Ranadive, la pionera científica india contra el cáncer que no quiso ser médica (ni casarse con uno)

Kamal Ranadive.

Ranadive nació como Kamal Samarth el 8 de noviembre de 1917 en Pune, India. La educación femenina no era algo en absoluto común en la India de aquel momento, pero su padre, profesor de Biología en una universidad de la zona, sí quiso que todos sus hijos e hijas recibiesen una educación. Kamal era una alumna brillante y los planes de su padre pasaban porque estudiase Medicina y se casase con un médico. No cumplió con ninguna de esas dos ideas.

Gracias a su investigación, Kamal Ranadive fue una pionera y un referente en la lucha contra el cáncer en su país y también un referente científico para las mujeres indias. Dedicó parte de su carrera a investigar la relación entre algunos virus y el cáncer, y en proponer el carácter hereditario de algunos tipos de cáncer de mama, algo que luego otras investigaciones confirmaron. Puso en marcha el primer laboratorio dedicado al cultivo de tejidos dentro del Centro de Investigación del Cáncer de la India y fue una de las fundadoras de la Asociación de Mujeres Científicas de la India.

Pero no fue la medicina, como quería su padre, sino la biología lo primero que atrajo su atención y adonde encaminó sus primeros pasos académicos, eligiendo botánica y zoología como temática de sus estudios universitarios. Obtuvo su primer título universitario con honores en 1934 y comenzó a preparar el doctorado en la Universidad Agraria de Pune, en el área de la citogenética, el estudio de los mecanismos biológicos a nivel celular y su relación con el genoma. Obtuvo el título en 1943. El hombre con el que se casó, J. T. Ranadive, en 1939 era matemático, no médico.

Tras casarse, el matrimonio se trasladó de Pune a Mumbay, entonces Bombay, cerca del Hospital Tata Memorial. Esto facilitó que Ranadive entrase en contacto con V.R. Khanolkar, renombrado patólogo indio que fundó el Centro para la Investigación del Cáncer. En esta época, trabajando en el departamento de patología dedicó parte de sus estudios al cáncer de mama, buscando una correlación entre esta enfermedad, un posible carácter hereditario, la maternidad, la estructura del tejido mamario y otros factores. También estudió algunas anomalías y malformaciones infantiles de origen genético y problemas sanguíneos.

Ranadive terminó su doctorado bajo la dirección de Khanolkar y después realizó una estancia postdoctoral en Estados Unidos, en la Universidad Johns Hopkins, con el equipo que desarrolló la famosa línea celular inmortal HeLa (extraída sin conocimiento ni consentimiento del tumor canceroso de una mujer negra y pobre llamada Henrietta Lacks y utilizada desde entonces en numerosas investigaciones médicas y farmacológicas).

A su vuelta a la India, Ranadive se reincorporó al Instituto de Investigación del Cáncer y allí creó el primer laboratorio de investigación de tejidos de todo el país. El cultivo de tejidos en esa época requería de tratamientos complejos en el laboratorio para poder ser empleados en investigación, así que Ranadive se rodeó de un gran equipo de biólogos y bioquímicos con los que aprendió y a los que formó en técnicas novedosas de la época para aprovechar estos recursos en la lucha contra el cáncer.

Ranadive se preciaba de ser rápida y hábil para reconocer el talento y la integridad en sus colaboradores y estudiantes, a los que animaba a formarse y trabajar en distintos aspectos de la biología del cáncer. Creía también que los científicos indios que realizaban estancias en otros países debían volver y aprovechar lo aprendido para desarrollar nuevas líneas de investigación que se fortaleciesen entre ellas. Esto permitió convertir el Centro de Investigación del Cáncer de la India en un nodo científico de renombre en todo el mundo, y gracias a su capacidad para detectar y fomentar el talento se crearon tres nuevas divisiones dentro de él: carcinogénesis, biología celular e inmunología.

Kamal Ranadive.

El trabajo de Ranadive con modelos animales para entender la fisiopatología del cáncer (como la enfermedad afecta a los procesos fisiológicos del organismo y de las células) fue muy importante, y ella fue de las primeras en establecer una relación entre el riesgo de desarrollar determinados tipos de cáncer y la interacción entre las hormonas y algunos virus con capacidad tumoral. Sus ratones resultaron ser un modelo muy apropiado para trabajar en leucemia, cáncer de mama y cáncer de esófago. También realizó importantes avances en el estudio de las bacterias causantes de la lepra, lo que sirvió más adelante para desarrollar una vacuna contra esta grave enfermedad que tanto afectaba a su país.

En 1973, Ranadive y otras once mujeres fundaron la Asociación de Mujeres Científicas Indias (IWSA por sus siglas en inglés) con el objetivo de difundir el conocimiento científico a toda la población india, especialmente a mujeres y niños. La asociación sigue en funcionamiento hoy, celebrando actividades y eventos con este mismo fin.

Tras su jubilación, Ranadive siguió trabajando: se involucró en un proyecto para mejorar la nutrición y el estado de salud general de las mujeres y niños de Akola taluk, un pueblo del distrito de Ahmednagar, en el estado de Maharashtra, en la zona oeste de la India. El proyecto fue considerado un éxito y convirtió a las mujeres de los grupos tribales de las zonas en profesionales del cuidado sanitario de sus comunidades.

Ranadive murió el 10 de abril de 2001.

Referencias

Sobre la autora

Rocío Benavente (@galatea128) es periodista.

Deja un comentario

Obligatorio

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>