Tu Youyou: cuando la tradición se une al método científico

Tu Youyou en 1980. Fotografía: Yang Wumin/Xinhua/AP.

Durante siglos el ser humano ha utilizado la naturaleza como fuente de tratamiento de diversas enfermedades. Estoy segura que tod@s nosotr@s conocemos algún “remedio casero” procedente de alguna planta y que lo hemos usado para dolores de cabeza, dolor de estómago… ¿O no? ¿Quién no tiene una tía-abuela que hace ese “potingue verdoso” que va tan bien para las quemaduras?

Como química estoy segura de que hay miles de moléculas en la naturaleza que podemos utilizar para curar todo tipo de enfermedades y que su pista se puede encontrar en nuestras tradiciones. Y como química también defiendo el uso del método científico para descubrir todas esas moléculas. Porque es el método científico el que nos permitirá una optima selección y la demostración de la eficacia de esos principios activos.

Tu Youyou también creyó que los remedios tradicionales chinos eran una buena fuente de conocimiento, y basándose en aquellos métodos de curación antiguos y el método científico, fue capaz de descubrir un tratamiento para la malaria y salvar así miles de vidas.

Tu Youyou nació en Nigbo, China, el 30 de diciembre de 1930. Su nombre de pila, Youyou (recordad que los nombres chinos se escriben con el apellido primero), proviene de la tradición china, la misma tradición que fue tan importante durante toda su vida.

Tu Youyou. Fotografía: Jin Liwang/AP.

Estudió farmacología en el Departamento de Ciencias Farmacéuticas de la Peking University Medical School/Beijing Medical College, donde se licenció en 1955. Posteriormente, estudió medicina tradicional china durante otros dos años y medio, lo que permitió ser contratada como investigadora en la Academia de Ciencias Médicas Tradicionales Chinas. Aquella primera investigación consistía en la búsqueda de una cura para la esquistosomiasis, una enfermedad causada por gusanos parásitos y muy extendida en China en la primera mitad del siglo XX.

La vida de Tu cambió drásticamente en plena Revolución Cultural China, a finales de los años sesenta. Corría el año 1967 la Guerra de Vietnam enfrentaba a Vietnam del Norte con sus vecinos del Sur y Estados Unidos. Hồ Chí Minh, el líder norvietnamita, había pedido a China ayuda para luchar contra la malaria, enfermedad que estaba causando estragos entre sus soldados y los soldados chinos destacados en Vietnam. Debido a la importancia de aquella guerra, Mao Zedong clasificó la lucha contra la malaria como una cuestión de estado, por lo que puso en marcha una investigación secreta, denominada Misión 523, el 23 de mayo de 1967.  Tu fue involucrada en el proyecto, primero como investigadora de campo en la isla de Hainan, tratando directamente con enfermos de malaria, y en segundo lugar, como investigadora principal del proyecto (1969). Como base para su investigación, Youyou utilizó textos de medicina tradicional china para la búsqueda de referencias y tratamientos.

Tu Youyou con el Premio Nobel en 2015.
Fotografía: Xinhua/Ye Pingfan.

Y aquello funcionó: para 1971 Tu y su equipo habían analizado, siguiendo el método científico y basándose en textos antiguos, más de 2000 recetas y 380 extractos de plantas. Entre todos esos textos antiguos hubo uno, el Manual de Práctica Clínica y Remedios de Emergencia escrita en el 340 por Ge Hong que dio en la clave; el uso del ajenjo dulce (Artemisia annua) en el tratamiento de la malaria. Tu y su equipo se dedicaron a realizar extracciones y ensayos con parásitos durante largo tiempo, y después de varios errores, consiguieron extraer y aislar, mediante extracción a baja temperatura, la artemisinina, el principio activo que demostró eficacia contra la malaria primero en ratones, luego en animales, y finalmente en ensayos clínicos en humanos. Cabe mencionar que fue la propia Tu la que probó en primer lugar la efectividad y seguridad del fármaco, ya que según sus propias palabras “era la jefa de la investigación y por tanto tenía la responsabilidad”. Además de la eficacia, el equipo de Tu estudió la química y la farmacología de la artemisinina y preparó un fármaco con ella.

Aquel trabajo fue publicado de forma anónima en 1977 y en 1981 Tu Youyou lo presentó ante la OMS. Con los años llegaron los reconocimientos; el Premio Albert Casher por la Investigación Médica Clínica en 2011 y el Nobel de Fisiología o Medicina en 2015. Tu recibió el premio “por su descubrimiento de una nueva terapia para la malaria”. Aquel Nobel fue compartido con William C. Campbell y Satoshi Ōmura, que realizaron investigaciones sobre infecciones causadas por lombrices. Youyou también acabó siendo la asesora académica de doctorandos primero (1980) y directora después (2001) de la Academia de Ciencias Médicas Tradicionales Chinas.

Algunos la describen como una mujer llena de pasión por su trabajo, a veces insociable, terca, cabezota y muy directa (si no está de acuerdo con algo lo dice). También se puede describir a Tu como una mujer sacrificada. Según sus propias palabras “aquel trabajo era prioritario, por lo que estaba dispuesta a sacrificar mi vida”. Un adjetivo que seguro la describe es perseverante; aplicó el método científico a los métodos de curación tradicionales y consiguió salvar miles de vidas a lo largo de todo el planeta.

Referencias

Sobre la autora

Aitziber Lopez (@lopez_aitzi) es doctora en química por la UPV/EHU.

1 Comentario

Comenta

[…] 2015 al descubrir la eficacia de la molécula antimalárica de la planta Artemisia annua, Youyou uniendo tradición y método científico ayudó a salvar a millones de afectados de […]

Deja un comentario

Obligatorio

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>