Rose Dieng-Kuntz y la trasmisión del conocimiento

En lo que se refiere al futuro, mi visión es la de una web del conocimiento conectando individuos, organizaciones, países y continentes. Los trabajos hacia los que apuntamos para mejorar la cooperación entre empresas y comunidades por medio de ‘webs del conocimiento’ están en la línea del objetivo al que aspira Europa de evolucionar desde ‘una sociedad de la información‘ hacia una ‘sociedad del conocimiento‘.

Rose Dieng-Kuntz en [4].

rose2

Rose Dieng-Kuntz (1956-2008) creció en Senegal entre siete hermanos y hermanas. Sus valores le fueron inculcados sobre todo por su padre, Henri Dieng:

Venía de una familia muy pobre. Su madre, analfabeta, educaba sola a sus dos hijos. La escuela era la única manera de escapar. Nunca olvidó esta lección.

Rose Dieng-Kuntz en [2].

De su padre aprendió ‘el sentido del trabajo y del esfuerzo, la honestidad y la lealtad‘, y recibió una educación severa que Rose agradeció.

Rose fue la primera mujer africana admitida en la École polytechnique (1976) tras unos brillantes estudios de enseñanza secundaria en Dakar (Senegal).

Tras obtener un diploma en ingeniería en la École Nationale Supérieure des Télécommunications, Rose obtuvo su doctorado en informática en la Université Paris-Sud y comenzó a trabajar en inteligencia artificial en la empresa Digital Equipment Corporation (DEC).

Que una máquina pueda razonar como una persona –era el caso del famoso sistema experto Mycin–, que sea capaz de aprender, de comprender el lenguaje natural, esto me fascinaba porque era un verdadero desafío.

Rose Dieng-Kuntz en [1].

Allí conoció a Pierre Haren que deseaba crear un grupo de investigación en el Institut National de Recherche en Informatique et en Automatique (INRIA) para  desarrollar generadores de sistemas expertos. Así, en 1985, Rose abandonó el DEC por el INRIA, y se incorporó al proyecto SMECI liderado por Haren, en el que se trataba de desarrollar una herramienta genérica permitiendo posteriormente construir toda una serie de aplicaciones. Rose era la encargada de las ‘explicaciones’, ya que el objetivo era crear un sistema experto capaz de explicar su razonamiento a los usuarios.

El juego de cartas “Mujeres de ciencia”.
El juego de cartas “Mujeres de ciencia”.

Para mí, era algo fundamental. Porque más que la ‘caja negra’ de un sistema experto, lo que me motivaba y me motiva aún es poder transmitir, compartir el conocimiento: de hecho, fue esta idea la que me impulsó al principio a venir a Francia, esperando beneficiar a todos los senegales con mi experiencia.

Rose Dieng-Kuntz en [1].

En 1988, Pierre Haren dejó el INRIA para poner en marcha la empresa informática ILOG, pero Rose prefería la investigación, así que permaneció en el INRIA. El proyecto SMECI se transformó en el  proyecto SECOIA, dirigido por Bertrand Neveu. Rose empezó entonces a interesarse por los sistemas de adquisición de datos, y desde 1992 –finalizó en 2006– comenzó a liderar el proyecto ACACIA (Knowledge Acquisition for Aided Design through Agent Interaction). Rose fue la segunda mujer responsable de un grupo de investigación en el INRIA.

ACACIA pretendía adquirir conocimientos procedentes de diferentes sistemas expertos y, además, conseguir conocimientos útiles para preparar las explicaciones que debería proporcionar el futuro sistema experto.

… el equipo ACACIA aspiraba a ofrecer métodos y herramientas permitiendo a una comunidad, una empresa o una institución acumular y compartir saberes. La memoria es por cierto algo esencial en la vida de una persona, de una comunidad, de una nación: lo que hiere, lo que destruye, es la ausencia de memoria.

Rose Dieng-Kuntz en [1].

En 2005, fue galardonada con el Premio Irène Joliot-Curie –concedido por el Ministère de l’Enseignement Supérieur et de la Recherche francés y la Fundación EADS– que distingue a una mujer destacada por su trayectoria y su contribución a la ciencia.

Desde 2007, fue la responsable científica del proyecto EDELWEISS (Exchanges, Documents, Extraction, Languages, Web, Ergonomics, Interactions, Semantics, Servers) del INRIA.

Autora de nueve libros y más de cien artículos –sobre inteligencia artificial, gestión del conocimiento, ontología, web semántica, grafos conceptuales y sistemas multiagentes– fue, sobre todo, una científica apasionada por su campo de investigación.

Muy implicada en la transmisión del conocimiento en el mundo científico, Rose trabajaba intentando contagiar su pasión a la gente joven, sobre todo a las mujeres. Falleció en 2008, tras una larga enfermedad.

Más información

  1. Anne Lefèvre-Balleydier, Rose Dieng-Kuntz : savoir, mémoire et partage, Interstices 22, 25 mayo 2006
  2. Pierre Le Hir, Rose Dieng, un cerveau sans frontières, Le Monde, 11 enero 2006
  3. Marta Macho Stadler, Rose Dieng-Kuntz, especialista en inteligencia artificial, ::ZTFNews, 30 junio 2015
  4. Biography of Rose Dieng-Kuntz, African Success

Sobre la autora

Marta Macho Stadler es doctora en matemáticas, profesora del Departamento de Matemáticas de la UPV/EHU y colaboradora en ::ZTFNews y la Cátedra de Cultura Científica de la UPV/EHU.

Deja un comentario

Obligatorio

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>